La cosmética deja de 'tocar' los huevos

La cosmética deja de 'tocar' los huevos

Algunos de los ingredientes que se usan en su lugar son la aquafaba, el tofu, el yogurt de soja o el gluten de trigo

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOMadrid

Los huevos son el nuevo ingrediente de la lista negra de las firmas de cosmética. A partir de ahora, la popular Lush, que gestiona un departamento totalmente riguroso de compra ética, no fabricará ningún producto con huevo y ha creado una versión nueva de los productos que lo contenían. La compañía, que presume de ser vegetariana, defiende que los animales no se deberían usar para la cosmética.

La firma siempre ha usado huevos de gallinas camperas y ha intentado ir más allá de esta categoría. A lo largo de los años, el equipo de compras ha visitado numerosas granjas avícolas para verificar los estándares, pero consideran que hay realidades difíciles de afrontar sobre la producción de huevos. Teniendo en cuenta esta situación, han decidido no seguir utilizando este ingrediente ya que no puede garantizar la transparencia del proceso.

«Incluso los huevos orgánicos camperos causan un enorme sufrimiento animal. Los polluelos machos, que nunca pondrán huevos y no son una buena raza para la carne, son matados justo un par de horas después de la eclosión de los huevos. Del mismo modo, cuando los cuerpos de las gallinas comienzan a desgastarse debido a su alto índice de puesta, se matan igual que los pollos criados para la carne», asegura Toni Shephard PhD, Executive Director (UK), Animal Equality.

Lush ha experimentado con diversos ingredientes para asegurar que el resultado es tan efectivo como antes. Algunos de los ingredientes que reemplazarán los huevos son la aquafaba, el tofu, el yogurt de soja o el gluten de trigo. «Quizás quieras usarlos para hacer una tortilla, pero Lush no volverá a tocar los huevos para hacer un tratamiento capilar o una mascarilla facial», dice Hilary Jones, Ethics Director.

Temas

Moda