Vista Alegre perdió 277.000 euros en 2018 a pesar del aumento de espectadores

Andrés Roca Rey torea en una corrida de la pasada Aste Nagusia./Luis Ángel Gómez
Andrés Roca Rey torea en una corrida de la pasada Aste Nagusia. / Luis Ángel Gómez

El Ayuntamiento ha sacado a concurso la gestión del coso bilbaíno durante los próximos 15 años

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Vista Alegre perdió 277.000 euros en 2018, pese al aumento de espectadores y a que las corridas generales supusieron un beneficio de 111.000 euros. En la que ha sido su última comparecencia y a petición de EH Bildu, el Concejal Delegado del Área de Seguridad Ciudadana en funciones, Tomás del Hierro, ha presentado esta mañana las cuentas del coso bilbaíno y ha dado a conocer los detalles del pliego de condiciones de la licitación de su gestión.

En las corridas generales del pasado año la plaza de toros bilbaína recaudó «2.145.000 euros frente a los 2.171.000 de 2017, es decir un 1,18% menos que el año pasado». Al hacer el balance, «el resultado de ganancia en la liquidación de las corridas generales del año 2018 es de 111.000 euros», cuando la temporada anterior «se ganaron 218.000».

Es decir, en cuanto a las corridas, aunque menos, se ganó. Sin embargo esta ganancia no logra que el balance general de Vista Alegre en 2018 evite los números rojos: «Hay más pérdidas, porque hay unos gastos de personal de 518.000 euros. Quitando la amortización de 82.000, se quedan en unas pérdidas reales de 277.000 euros». Como ha explicado Del Hierro, esta cantidad la cubre la Junta Administrativa, compuesta a partes iguales por el Ayuntamiento y la Casa de Misericordia, «que tenía un remanente de 1.300.000 euros que se ha quedado en algo más de un millón». Exactamente en 1.016.000.

Los números solo crecieron en el apartado de la cantidad de espectadores, en el que se ganaron 909. Fueron «49.715 en el 2018 frente a los 48.806 de 2017». Como el mismo concejal ha explicado, estas cuentas justifican «las cautelas que tenemos en el pliego» de la licitación por concurso de la gestión de Vista Alegre. «No queremos que venga un paracaidista. Queremos que la empresa que esté, esté de verdad e invierta y salgamos todos ganando», ha asegurado.

Así, el plazo de duración del arrendamiento «será de 15 años, que se podrá prorrogar por un máximo de 5 años más en caso de mutuo acuerdo de las partes». Las empresas que opten deberán cumplir una serie de requisitos «de solvencia técnica». Entre ellos, «se pide una experiencia en explotación de plazas del Estado de primera categoría». Para concurrir se exigirá además la obligación a realizar «ejecución mínima de obras» de mejora del edificio, «por un importe de casi 400.000 euros». El precio del arrendamiento se establece en un mínimo de 105.000 euros al año.