Luz verde para conectar la Supersur con la AP-68

Vista áerea de la Supersur./Bernardo Corral
Vista áerea de la Supersur. / Bernardo Corral

El Consejo de Ministros autoriza la firma del convenio para la construcción del enlace, que estará terminado en 2023

Izaskun Errazti
IZASKUN ERRAZTI

La conexión de la Variante Sur Metropolitana con la AP-68 ya ha pasado su último trámite administrativo. En su reunión de este miércoles, el Consejo de Ministros ha dado luz verde por Real Decreto a la firma del convenio que posibilitará la construcción del enlace con la Meseta que, si se cumplen las previsiones, estará operativo en 2023.

La Administración General del Estado considera que la ejecución de la obra es de utilidad pública «por la evidente mejora de conectividad y de movilidad que se producirá en la zona». Por eso rubricará un acuerdo que también suscriben la Diputación de Bizkaia y Autopista Vasco-Aragonesa (Avasa), la sociedad concesionaria de la vía.

Según explica el Ministerio de Fomento en una nota, la nueva conexión, que contempla la construcción desde Peñascal de un enlace con la AP-68 en la zona de Venta Alta, en el municipio de Amorebieta, supone una modificación de la concesión administrativa de la autopista Bilbao-Zaragoza. De ahí la necesidad de elaborar un convenio para incorporar el futuro pinchazo a la infraestructura.

Solución a los atascos

La Diputación asumirá el coste total de las obras, que alcanzarán los 200 millones de euros, y que forman parte de una actuación global para combatir los atascos en la Bizkaia metropolitana que contempla también la construcción de un túnel bajo la ría que conecte sus dos márgenes y sea una nueva alternativa al puente de Rontegi. Los estudios técnicos cifran en 53.000 el número de vehículos que utilizarán a diario el subfluvial y en 24.000 los usuarios de la Supersur cuando se haya ejecutado en su totalidad. Además, según sus estimaciones, el túnel sacará 17.500 vehículos de la A-8 en Max Center, 41.000 de Rontegi y 38.000 de La Avanzada.