Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

«No veía la luz del sol ni comía, no podía bañarme y estaba con 50 tíos al día»

Laura prefiere ocultar su rostro por miedo a represalias. /E. C.
Laura prefiere ocultar su rostro por miedo a represalias. / E. C.

Habla una víctima de trata que ha denunciado ante la Ertzaintza haber sido explotada sexualmente en un piso de Bilbao

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Se identificaba como Laura Lombardi en los foros de internet durante los siete años que ejerció de prostituta, los dos últimos en Bilbao. Hace nueve meses, el pasado 25 de mayo, cuando la Ertzaintza acudió a su vivienda de alquiler por un robo, decidió denunciar que estaba siendo explotada sexualmente en un piso. Según su testimonio, «no veía la luz del día, nos tenían trabajando doce horas, sin comer ni beber. No nos dejaban ni bañarnos. Un día conté que había estado con 50 tíos y me dieron sólo 350 euros». Pasar por semejante calvario le ha llevado a un tratamiento psicológico por «estrés postraumático». Ahora, cuando el caso se encuentra ya en los tribunales y el piso denunciado ha cerrado, quiere hacer pública su historia para que otras mujeres en su situación se decidan también a dar el paso.