Uno de cada dos vehículos que utilizan la Supersur lo hace con origen o destino Álava

Uno de cada dos vehículos que utilizan la Supersur lo hace con origen o destino Álava

Las Juntas aprueban el convenio con el Gobierno central para construir un nuevo enlace de conexión con la AP-68

IZASKUN ERRAZTI

Uno de cada dos vehículos que utilizan a diario la Variante Sur Metropolitana -más de 14.300 en la actualidad- lo hacen con origen o destino Álava. Así lo destacó este viernes en las Juntas Generales el diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, para defender el convenio que la institución foral debe suscribir con la Administración General del Estado y la Autopista Vasco-Aragonesa como concesionaria para conectar la infraestructura con la AP-68. Después de que el Consejo de Gobierno foral aprobase en mayo dicho acuerdo, el trámite necesitaba el respaldo de la Cámara vizcaína y lo ha conseguido, aunque precedido de un intenso debate, dado el rechazo al proyecto que mantienen Podemos y EH Bildu.

Ambos grupos han cuestionado una actuación que supondrá una inversión de 200 millones de euros para construir un vial de 4,5 kilómetros entre la salida de Peñascal en la Supersur hasta Venta Alta, en la AP-68. Un plan de gran complejidad técnica que exigirá 38 meses de trabajo y que incluirá la construcción de dos túneles y un viaducto sin pilares para salvar la vaguada de Bolintxu. La portavoz de la formación morada, Nuria Atienza, ha puesto el acento en el impacto medioambiental que tendrá el proyecto, que entrará en funcionamiento en 2023, además del precio. «Nos sale a 47 millones por kilómetro y será un desastre ecológico», ha criticado.

La apoderada ha coincidido con el juntero de EH Bildu, Zigor Isuskiza, en que el elevado coste de esta obra «nos va a limitar a la hora de ejecutar otras infraestructuras necesarias, como la variante de Rekalde». Aunque el portavoz abertzale ha ido más allá y ha cuestionado la necesidad de la propia Supersur. «Nos gastamos 600 millones de euros en la primera fase, se hicieron unas previsiones y no se han cumplido. Tenemos muchas dudas», ha admitido.

Para tratar de resolver tales dudas, Imanol Pradales ha puesto sobre la mesa algunos datos, como el hecho de que la Variante Sur Metropolitana haya sido de enero a junio la autopista de peaje en Bizkaia «que más ha crecido en tráfico»: un 8,2% frente al 4% del resto. La cifra de vehículos contabilizada ha ascendido a 2.595.000, de los cuales 671.000 son camiones.

El diputado ha echado mano de un informe elaborado entre 2011 y 2016 que desvela, por ejemplo, que en el tramo de la A-8 comprendido entre el enlace de Sestao y el de Cruces el descenso de horas congestivas ha sido del 49,1% con la Supersur, pasando de 526 a 268 horas. Los tiempos perdidos por los usuarios afectados por los atascos también han bajado, pasando de 213.230 horas al año a 102.800. «Los ahorros obtenidos de los costes totales son de 6,5 millones», aunque lo más importante, ha destacado, ha sido el descenso de la siniestralidad en accidentes con víctimas. «Un 46% menos».

Pero al margen de los números, el responsable foral recordó que completar la Supersur forma parte de una actuación global para combatir los atascos en la zona metropolitana que tiene su otra pata en el subfluvial de Lamiako. El enlace con la AP-68, ha insistido, es imprescindible para que la Variante Sur Metropolitana «no se quede coja».

Apoyo al turismo

Por otra parte, las Juntas también han aprobado una propuesta del Grupo Mixto en la que ratifican su apoyo al turismo que llega a Bizkaia y a los eventos que se celebran en el territorio. Además, han expresado su rechazo a «cualquier hecho, actitud o campaña contrario al mismo», tras las pintadas aparecidas en el Casco Viejo y la pancarta desplegada y los botes de humo lanzados durante el reciente campeonato de saltos Red Bull.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos