«Si los vecinos quieren, la OTA se extenderá a todo Bilbao»

Alfonso Gil posa en la sala capitular del Ayuntamiento de Bilbao/FERNANDO GÓMEZ
Alfonso Gil posa en la sala capitular del Ayuntamiento de Bilbao / FERNANDO GÓMEZ

«Hacen falta más aparcamientos disuasorios pero, sobre todo, hay que mejorar el transporte público para que nadie tenga que coger el coche»

Luis López
LUIS LÓPEZ

Alfonso Gil le está sacando chispas a la concejalía de Movilidad y Sostenibilidad, un departamento que al inicio del mandato ni mucho menos parecía llamado a tener un gran protagonismo. ¿Cómo lo ha hecho? Con medidas como la implantación de límite de 30 kilómetros por hora en buena parte de las calles de la ciudad, anuncios de peatonalización de lugares emblemáticos como la plaza Moyúa, potenciación del transporte ecológico con la sustitución de las bicicletas públicas actuales por otras eléctricas que ayuden a subir -sin sufrir- a los barrios altos... Y esta semana, la extensión de la OTA a los barrios periféricos: San Ignacio, Zorroza, La Peña, Santutxu/Bolueta, Ciudad Jardín y la zona alta de Uribarri. Toda una revolución.

- Es una decisión que genera rechazo en algunos vecinos.

- Pero era una reivindicación histórica de la ciudad que no habíamos podido testar hasta ahora. En agosto, con la supresión de la OTA, hemos comprobado que existe el 'efecto frontera', que hay barrios sin estacionamiento de pago que funcionan de manera habitual como aparcamientos disuasorios para gente que viene de fuera. Vamos a estudiarlo en el Foro para la Movilidad, y luego en los consejos de distrito. Si los vecinos mayoritariamente aprueban la medida, la OTA se pondrá en marcha en esos barrios el año que viene.

- Ustedes ya asumen que será así.

- Sí, claro.

- ¿Acabará extendiéndose la zona de pago a todo Bilbao?

- Si los vecinos lo quieren, sí.

- ¿Cómo se mide eso? Siempre hay gente a favor y en contra.

- En los consejos de distrito se ve enseguida el grado de aceptación de cualquier medida. En La Peña, por ejemplo, la implantación de la OTA es ampliamente pedida por el vecindario. Lo mismo en Ciudad Jardín, la parte alta de Uribarri, en San Ignacio... También la Federación de Asociaciones de Vecinos se ha mostrado a favor en muchas ocasiones.

- Hay mucha gente de fuera que no tiene combinación de transporte público: llega en coche, lo deja, por ejemplo, en San Ignacio, y luego se va a trabajar en metro. ¿Qué va a pasar con ellos? ¿No hacen falta aparcamientos disuasorios?

- Ya hay. Por ejemplo, el del BEC, con miles de plazas al lado de una parada de metro.

- Pero son de pago.

- Sí, pero es un aparcamiento disuasorio. Es cierto que hacen falta más. Pero, sobre todo, lo que tenemos que conseguir es que funcione bien el transporte público para que cada vez menos gente tenga que utilizar el vehículo privado.

Una herramienta esencial

- El experimento de quitar la OTA este verano, más allá de demostrar que hay gente que aparcaba en los barrios y que en esas semanas se fue al centro, no ha dejado contentos a los vecinos. ¿Cuándo se anunciará que la experiencia no se va a volver a repetir?

- Si se repite o no tenemos que verlo en el Foro para la Movilidad, analizando datos objetivos, mirando si los sectores a quienes queríamos beneficiar (como el comercio) han mejorado sus números con respecto a otros agostos. Queda claro que ha habido más dificultades de aparcamiento, pero también se ha demostrado que la OTA es una herramienta fundamental para la movilidad.

- En mes y medio estarán funcionando las bicicletas eléctricas de alquiler. ¿Cree que aumentarán mucho el número de usuarios?

- Sí. Y, sobre todo, la bici eléctrica iguala a los barrios altos, donde los vecinos podrán volver a sus casas también en bicicleta, igual que lo hacen para bajar. Además, con el límite a 30 km/h también se amabiliza la ciudad y anima a usar las dos ruedas.

- En enero habrá el más del doble de bicis (450) y nueve puntos más de préstamo. ¿Podrán duplicar también el número de inscritos, que ahora son casi 13.000?

- Nos planteamos aumentarlos un 35% a finales de 2019, y creemos que se puede mejorar aún más. Pero preferimos ir poco a poco. Además, también queremos hacer campañas de concienciación y, sobre todo, de vigilancia extrema de las bicicletas en las aceras. No se puede permitir que las bicis eléctricas transiten por zonas reservadas al peatón.

- ¿No se está multando ahora por ese motivo?

- Sí, de vez en cuando sí. Hay campañas... Pero queremos intensificarlas, ser más incisivos.

- Los patinetes, segways y demás artilugios, ¿deben ir por la acera, la carretera o el bidegorri?

- Hay una indefinición en la norma. Necesitamos directrices claras a nivel estatal para hacer una ordenanza que regule este asunto. En buena lógica, la ordenanza de espacio público prohíbe a un segway circular por la acera porque tiene más velocidad que un peatón. Pero, por otra parte, no podemos tratar igual a un monopatín con motor que se usa para el ocio, que al vehículo con motor que lleva una persona con movilidad reducida... Todo esto es lo que se debe regular.

- Llevamos dos meses y medio con el Bilbao a 30. ¿A cuánta gente se ha multado?

- A día de hoy, a nadie; ha habido cierta flexibilidad porque la intención es reducir la velocidad, no recaudar. Pero a partir de este mes si se va a multar. De hecho, ya se han enviado los primeros avisos a gente que ha cometido la infracción.

- Las peatonalizaciones, como la proyectada para Moyúa, supondrán la supresión de más de 8.000 plazas de estacionamiento en diez años. ¿Se logrará reducir tanto el uso del vehículo privado para que esa reducción no resulte traumática?

- Vemos cómo en todo el mundo el coche está más cuestionado que nunca. Yo, cuando tenía 18 años, me compré uno. Era un símbolo de estatus. Ahora, mi hijo tiene 21 y ni se lo plantea. Los jóvenes están más en la órbita del transporte público, compartir medios... Estamos en plena revolución. Y si además tenemos en cuenta el 'dieselgate', los nuevos impuestos, etcétera, yo creo que los vehículos privados tendrán muy difícil entrar en las ciudades.

- No está hablando del peaje para entrar en Bilbao, ¿no? Porque después de su polémica con Aburto, de eso nos olvidamos...

- No es que nos olvidemos. En el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) queda claro que ante una alerta medioambiental Bilbao tomará medidas excepcionales, y que nadie dude que así será. Por suerte, tenemos una magnífica calidad del aire y estamos muy lejos de lo que pasa en Madrid, Barcelona o Londres, que es una de las ciudades donde se han puesto peajes.

Defensa del taxi

- Una de las iniciativas más novedosas este año han sido las paradas a demanda para evitar agresiones a mujeres. ¿Se usan mucho? ¿Han ralentizado el servicio de Bilbobus?

- Desde julio, 107 mujeres han utilizado las paradas a demanda. Y a día de hoy no han supuesto ninguna incidencia en la puntualidad del servicio. Se usan bien. De hecho, nos están llamando de distintas comunidades autónomas, como Extremadura, o ciudades, como Vigo, para saber cómo nos está saliendo la experiencia porque están interesados en implantarla.

- El conflicto del taxi está a punto de volver a estallar. ¿Debe asumir el sector que va a tener que competir con Uber, como defiende el Gobierno vasco?

- No pueden competir porque no es el mismo servicio. Los taxistas piden licencia, pasan un examen e inspecciones periódicas. Por eso pueden hacer un servicio de un punto a otro punto. Las VTC son algo diferente, complementario. A mi juicio, no deberían poder recoger a gente en la calle, sino que debe ser un servicio a demanda: estar en una base, salir cuando se les llama, y luego regresar antes de coger a otro cliente.

- En febrero llega a Bilbao un congreso internacional de movilidad sostenible. ¿Qué vamos a aprender?

- Serán los días 20 y 21. Este tipo de eventos ayudan a las ciudades a conocer lo que se está haciendo por el mundo y a avanzar en este campo. Por ejemplo, en transporte público a demanda: líneas de autobús que se adaptan al instante a los picos de usuarios que se puedan generar. O aparcamientos de conexión, en los que con el billete del transporte público sufragas parte del tiempo de aparcamiento. Queremos conocer todas esas experiencias que se están haciendo por ahí.

Candidato de nuevo a la alcaldía

En las elecciones del próximo mes de mayo el candidato del PSE a la alcaldía de Bilbao será Alfonso Gil. Claro. Todo el mundo lo daba por hecho. Pero no ha sido hasta esta semana, asegura el concejal y segundo teniente de alcalde , cuando ha tomado la decisión definitiva y se lo ha comunicado al partido. El proceso interno se prolongará hasta el mes que viene y no hay previsión de sorpresas en unas primarias en las que, casi seguro, no va a tener competencia.

Alfonso Gil (Bilbao, 1967), es concejal en el consistorio de la villa desde el año 2007. Desde 2011 ocupa la portavocía del grupo socialista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos