Los Reyes Magos rompen el hielo

Melchor saluda desde su carroza mientras avanza por las calles de Bilbao. / IGNACIO PÉREZ

Miles de familias desafiaron ayer al frío para recibir a Sus Majestades, que en Bilbao debieron competir con superhéroes y guardias imperiales

AZAHARA GARCÍA
AZAHARA GARCÍA

Se supone que la nueva temporada de 'Juego de Tronos' abordará la epopéyica batalla entre el hielo y el fuego. Algo parecido sucedió ayer en Bizkaia con otra saga legendaria vinculada también a los tronos: los Reyes Magos han recorrido este sábado Bizkaia a la cabeza de sus séquitos y, a tenor de la respuesta de niños y padres, han ganado de forma aplastante el enfrentamiento a las bajas temperaturas, que sobre las seis de la tarde apenas oscilaban entre los dos y seis grados en la mayor parte del territorio. No han hecho falta ni espadas ni fuegos valyrios; solo cientos de kilos de caramelos y la ilusión de miles de niños que mañana recibirán los regalos de Sus Majestades.

Ha habido cabalgatas en numerosas localidades, pero sólo en la capital a los Reyes han tenido que rivalizar con superhéroes, personajes de Disney y la guardia imperial de 'Star Wars'. Ha sido una tarde repleta de ilusión. Las miradas de los ciudadanos que se agolpaban en las aceras de la Gran Vía hasta el Ayuntamiento han brillado de emoción al paso de Melchor, Gaspar y Baltasar, que han desfilado en una cabalgata de película. En primera fila y todavía apurando la merienda Paule Bilbao, de 9 años, esperaba junto a su hermano pequeño Aritz el paso de las carrozas. «Nos hemos portado bien todo el año», han señalado mientras Jon, su padre, confirmaba sus palabras asintiendo con la cabeza. Tan seguros estaban de su buen comportamiento que «no estamos nada nerviosos por nuestros regalos».

Las claves

Obsequios o carbón
«Nos hemos portado bien todo el año, así que no estamos nada nerviosos por nuestros regalos», decían dos hermanos
Dulce bienvenida
En la capital se repartieron 3,5 toneladas de caramelos sin gluten

El desfile ha comenzado, puntual, a las 18.00 horas desde el Sagrado Corazón. Abría la comitiva la tradicional Estrella de Oriente seguida de una legión de carteros reales, encargados de recoger las últimas cartas dirigidas a Sus Majestades. No todos los niños han sido tan previsores como Maialen y Aingeru, de 7 y 4 años y vecinos de Derio, que ya entregaron la suya «hace días a los pajes del Arenal». Su madre, Nicole Lavia, ha remarcado, para mayor tranquilidad de sus hijos, que «nos entregaron un recibo que certificaba que, efectivamente, los Reyes la habían recibido».

Tras la carroza del servicio postal, le ha llegado el turno a los personajes cinematográficos que este año han acompañado a Melchor, Gaspar y Baltasar. Los 'niños perdidos' de 'Peter Pan' han hecho las delicias de pequeños y mayores. Detrás, los juguetes de 'Toy Story' saludaron al público al son de las canciones del largometraje. La cabalgata continuó con el desfile de la guardia imperial de 'Star Wars'. Esta saga cuenta con una gran cantidad de adeptos de todas las edades, entre los que se encuentra Telmo Goiri, de seis años. Ha confesado que «no he sido demasiado bueno, pero me he pedido la espada láser de la 'Guerra de la Galaxias' y luego...¡sorpresa!». Su hermana Helene, de dos años, también ha dejado a Sus Majestades la elección de sus regalos.

Tras las carrozas de 'Frozen' y de los superhéroes han llegado los verdaderos protagonistas de la tarde. Caras de ilusión, y también de nervios, entre los niños y niñas que, a hombros de sus progenitores, saludaban a los Reyes Magos mientras algunos les recordaban a viva voz qué regalos habían pedido. Ramón, que no ha querido dar sus apellidos, ha pedido que le traigan «el FIFA 18 o 19, el que quieran, y una entrada para el Camp Nou». Es la primera vez que ve la cabalgata en Bilbao porque su familia es de Barcelona, aunque «ahora vivimos aquí». Su hermana pidió «rotuladores olorosos y el superceraboli».

La llegada al Ayuntamiento de la máquina de dulces, que disparó 3,5 toneladas de caramelos sin gluten, puso el punto final al recorrido del desfile. La cabalgata concluyó con el saludo del alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, a Sus Majestades y una recepción a los niños en un marco muy adecuado: el Salón Árabe del Consistorio.