Rescatan a tres polizones atascados en un desagüe del Puerto de Bilbao

Dos de los inmigrantes rescatados este domingo./E. C.
Dos de los inmigrantes rescatados este domingo. / E. C.

Intentaban colarse a la zona de embarque en las instalaciones de Zierbena para esconderse en un barco con destino a las islas británicas

BRUNO VERGARA y JOSÉ DOMÍNGUEZ

Los Bomberos rescataron este domingo por la mañana a tres polizones que se habían quedado atascados en un tubo de desagüe de las instalaciones del Puerto de Bilbao en Zierbena desde la zona de El Calero. Los inmigrantes pretendían colarse a la explanada de embarque para subirse en cualquier barco con destino a Gran Bretaña. Los tres fueron trasladados al hospital de Cruces para analizar su estado, si bien solo uno presentaba síntomas de hipotermia tras pasar probablemente la noche encerrados en ese reducido habitáculo.

Según informaron fuentes del Departamento de Seguridad, la alerta a los servicios de emergencia llegó a las ocho menos veinte de la mañana. Un particular informó de que se oían gritos de personas «pidiendo auxilio» cuyo origen era el interior de una alcantarilla. Cuando llegaron los agentes de la Ertzaintza y un camión de los Bomberos se encontraron a los tres inmigrantes, que no podían salir porque la arqueta estaba soldada al hormigón. Efectivos del cuerpo de extinción y salvamento procedieron entonces a cortar el cierre metálico para conseguir sacar a estas tres personas, cuya nacionalidad se desconocía. Se encontraban totalmente mojados y se quejaban de estar helados de frío. Inmediatamente se hicieron cargo de ellos los servicios sanitarios, que los cubrieron con mantas térmicas y optaron por trasladarles al centro médico.

Momento en que sacan a uno de los hombres de la alcantarilla.
Momento en que sacan a uno de los hombres de la alcantarilla. / E. C.

No es la primera vez que se localiza a polizones ocultos en alcantarillas tras aprovechar la oscuridad de la noche para intentar colarse en el Superpuerto. La Policía Nacional y la Guardia Civil han tenido que sofisticar sus métodos para interceptarles porque estos jóvenes, en su mayoría albaneses, han llegado a utilizar mascarillas para meterse en las pasarelas, conocidas como ro-ro, que unen a los buques con tierra. Para ello, tenían que controlar el nivel del mar y los horarios de salida de los barcos, ya que para pasar la noche en los desagües debe haber marea baja.

Con todo, los últimos cuatro inmigrantes sorprendidos por la Policía Nacional llegaron escondidos en los bajos de un camión. Desde que la Autoridad Portuaria levantó un muro de hormigón de cuatro metros de altura en torno al perímetro de la zona embarque, el numero de personas a las que se les ha impedido colarse en los barcos ha descendido notablemente. En el primer trimestre de este año se han frustrado 259 intentonas, casi la cuarta parte que el año pasado, cuando hubo 973 en el mismo periodo.