Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El trago más amargo de tres madres alcohólicas

Katy, Simona y María pasean junto a algunas compañeras de terapia./Luis Ángel Gómez
Katy, Simona y María pasean junto a algunas compañeras de terapia. / Luis Ángel Gómez

María, Katy y Simona vivieron un infierno por culpa de la bebida. Ahora, ofrecen su testimonio a EL CORREO con motivo del Día Mundial Sin Alcohol

Olatz Hernández
OLATZ HERNÁNDEZ

María escondía el alcohol en todas partes, hasta en botes de suavizante que limpiaba y rellenaba con vino, por temor a que su hijo de 9 años los encontrara. Katy mezclaba los tragos con antidepresivos y no podía levantarse de la cama sin su dosis diaria. Simona se recluyó en casa, perdió su trabajo y casi a su familia que la veía ebria a todas horas. Las tres son madres y alcohólicas, un colectivo que esconde su adicción por el estigma social que supone. Ahora, rehabilitadas y en tratamiento desde hace años, las tres han decidido contar su testimonio a EL CORREO con motivo del Día Mundial Sin Alcohol, que se celebra hoy.

 

Fotos