Los trabajadores de tierra de Iberia en Loiu irán a la huelga a partir del miércoles

Una trabajadora de Iberia, junto a un avión de la compañía./IÑAKI ANDRÉS
Una trabajadora de Iberia, junto a un avión de la compañía. / IÑAKI ANDRÉS

Harán paros de nueve horas al día hasta el viernes 16 y luego todos los lunes y viernes hasta que la compañía atienda sus peticiones: denuncian sobrecarga de trabajo y horarios "inasumibles"

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Poco ha durado la tranquilidad en el aeropuerto de Loiu. Si el 19 de julio Aena, la empresa pública que gestiona las principales terminales españolas, lograba in extremis un acuerdo con los sindicatos para desconocer las huelgas que habían iniciado a principios de mes –y que solo en su primera jornada dejaron a 3.000 pasajeros sin poder volar–, ahora son los operarios de Iberia en 'La Paloma' los que iniciarán movilizaciones. A partir de este miércoles 14 de agosto realizarán tres días de protesta con paros que sumarán un total de nueve horas por jornada. Y, si después la compañía sigue sin atender sus reivindicaciones de mejora de sus condiciones laborales, entre las que exigen soluciones a la sobrecarga de trabajo que aseguran estar soportando, proseguirán con las mismas acciones «todos los lunes y viernes hasta que nos hagan caso», según han adelantado desde la sección sindical de UGT en la empresa.

La protesta amenaza con afectar seriamente a la actividad diaria de la terminal vizcaína. No en vano, aunque los paros se limitan a la plantilla de Iberia, son 270 personas que atienden los servicios de varias aerolíneas. Desde la propia Iberia a Vueling, que gestiona cuatro de cada diez pasajes en Loiu, pasando por Lufthansa, British Airways y Aer Lingus o Groundforce entre otras. Y ellas se encargan prácticamente de todo en tierra, desde gestionar el checking de los billetes al embarque, la carga y descarga de maletas, acercar las escaleras a los aviones e incluso mover estas aeronaves con remolcadores dentro de la pista.

Los paros previstos arrancarán todos los días a las seis de la mañana y se prolongarán hasta las nueve. Luego los operarios trabajarán con normalidad hasta las 12 y dejarán de nuevo de trabajar entre esa hora y las dos de la tarde. Lo mismo harán de dos a cuatro de la tarde, «de seis a ocho, y de diez a doce de la noche». Eso sí, tendrán que respetar unos servicios mínimos decretados por el Ministerio de Fomento y que afectarán de distinta forma en función de las rutas de los aviones. Así, según fuentes de la central, «tendremos que respetar el 100% en los vuelos nacionales a las islas, el 54% en España y fuera en aquellos destinos en los que el medio de transporte alternativo supere las cinco horas de trayecto, y el 32% en los más cercanos».

Condiciones laborales

Desde UGT remarcan que sus reivindicaciones no contemplan mejores salarias, «sino de las condiciones laborales». Porque, según denuncian, sufren una sobrecarga de trabajo motivada por una deficiente organización. «El 50% de la plantilla es eventual, y los fijos tienen que estar continuamente enseñando a los nuevos y asumiendo gran parte de sus tareas, con lo que no dan a basto». Además, a muchos, «se les contrata por una hora al día y muchas veces acaban haciendo nueve o más porque las necesidades de servicio así lo exigen».

Además, desde el sindicato aseguran que los horarios que les ponen impiden a la mayoría garantizar «la conciliación familiar». «No es normal que te pongan un día de tarde, el siguiente a mediodía y el otro de madrugada, hay que racionalizar y mejorar unos calendarios inasumibles y que generan un gran estrés laboral ». Y todo, a su juicio, pasa por un aumento de plantilla y, sobre todo, por garantizar su estabilidad.

Por otro lado, denuncian que «es habitual la realización de multitud de cambios por parte de la empresa, en muchos casos sin respetar los plazos de preaviso establecidos, llegando al punto de que hay personal que acaba duplicando su jornada semanal». Ante toda esta situación, la plantilla en asamblea decidió a finales de julio iniciar esta secuencia de huelgas ya que Iberia «no ha mostrado ningún interés por realizar un mínimo acercamiento». Y critican a la dirección de la compañía porque, «aunque desde un primer momento UGT se ha mostrado dispuesta a reunirse cuantas veces sea necesario, sólo ha citado al comité de huelga dos veces».