«Todas las ventanas se me llenan de carbonilla»