Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

«Es una vergüenza, con los niños como rehenes es fácil presionar»

Padres y alumnos en la entrada del colegio Jesuitas de Bilbao./Fernando Gómez
Padres y alumnos en la entrada del colegio Jesuitas de Bilbao. / Fernando Gómez

Un recorrido por algunos de los principales centros de Bizkaia muestra el sentir de los afectados por la huelga de los colegios concertados

EL CORREO

La huelga de ocho días en los colegios concertados comenzó a sentirse desde antes de sonar el timbre que anunciaba el comienzo de la jornada escolar. En las inmediaciones de los centros, los padres y abuelos de los alumnos más pequeños que les habían acompañado hasta la entrada y los estudiantes que este año se juegan la nota de Selectividad mostraban su malestar e incertidumbre por unos paros que ponen en jaque a una comunidad de 120.000 escolares, repartidos por 215 colegios, y a sus familias. Un recorrido por algunos de los principales centros de Bizkaia muestra el sentir de los afectados.

 

Fotos