Testimonio de una de las víctimas de la paliza en un colegio de Barakaldo