El Correo
El conejo de juguete creado con este dispositivo.
El conejo de juguete creado con este dispositivo. / Disney Research

La impresión 3D logra crear objetos blandos

  • investigación

  • Científicos de Disney Research desarrollan una impresora capaz de producir objetos como peluches o carcasas blandas para teléfonos a base de capas de tejido

Un equipo de Disney Investigación y la Universidad Carnegie Mellon han ideado una impresora 3D capaz de imprimir capas de tejido que, cortadas con láser, permiten formar objetos blandos como conejitos de juguete, ropa para muñecas o carcasas para teléfono móvil. Estos objetos pueden tener geometrías complejas e incluso incorporar circuitos electrónicos que los hagan interactivos.

"Las impresoras 3D hoy en día pueden crear fácilmente piezas de metal, plástico u objetos de goma", dijo Jim McCann, investigador asociado en Disney Research. "Pero los objetos de tejido suave, como los peluches, todavía están fabricados a mano. La impresión de telas en capas es un posible método para automatizar la producción de esta clase de objetos".

La impresora de tela es similar en principio a las que imprimen objetos 3D de otro tipo de materiales, sin embargo, el textil presenta dificultades particulares en cuanto a corte o manipulación, aspectos que el equipo de investigadores ha abordado en el diseño de su impresora.

Así funciona

La impresora de objetos suaves incluye dos superficies de fabricación, una plataforma superior de corte y una plataforma inferior de unión. El tejido se suministra desde una bobina en el dispositivo, donde un vacío mantiene el tejido apretado contra la plataforma de corte superior, donde actúa el láser. Éste corta un trozo rectangular de tejido, luego le da la forma 2D deseada.

Una vez que el corte se ha completado, el vacío se desconecta para liberar el tejido hacia la plataforma inferior, donde un dispositivo calienta y presiona la tela, que está recubierta de un adhesivo sensible al calor, contra las capas anteriores.

Los investigadores probaron esta técnica creando un conejito con 32 capas de fieltro de dos milímetros de espesor. El proceso duró cerca de dos horas y media. "Las capas de impresión del conejito son evidentes, ya que el conejo es relativamente pequeño en comparación con el fieltro que se utilizó para imprimir", dijo McCann. Era una solución preliminar, ya que con un tejido más fino, o un conejo más grande, las capas serían menos visibles, pero el tiempo de impresión se incrementaría.

Además, si uno de los materiales empleados en la impresora es conductor, el dispositivo blando puede incorporar cableado. Los investigadores demostraron esta posibilidad mediante la construcción de una estrella de mar, hecha de tela, que sirve como un sensor de contacto, así como una carcasa para teléfono inteligente con una antena que puede cosechar suficiente energía como para alimentar una luz LED.