Los taxistas denuncian que la parada más cercana a la Termibus estará a 250 metros

Los taxistas denuncian que la parada más cercana a la Termibus estará a 250 metros
IGNACIO PÉREZ

El sector pide desde hace un año al Ayuntamiento que se modifique el proyecto y «la única respuesta ha sido la incertidumbre»

Eider Burgos
EIDER BURGOS

La futura Termibus será algo más que una simple estación de autobuses. Edificada bajo una gran plaza de uso público que albergará un hotel, una residencia de estudiantes, un gimnasio... pero no una parada de taxi. La más próxima se situará a 250 metros, en la calle Pérez Galdós. Así lo denuncia el sector, que lleva «más de un año» -«desde que metieron las excavadoras»- pidiendo al Ayuntamiento un cambio en el proyecto.

«Nunca hemos recibido una respuesta, es como predicar en el desierto», protesta Borja Musons, el presidente de Radio Taxi Bilbao, una de las asociaciones mayoritarias en la villa. Precisamente, en un tema de «vital importancia», como es que sus vehículos se muestren «totalmente accesibles». No solo por quien llega cargado de bártulos tras un viaje, «también por las personas mayores y las de movilidad reducida». Los que no puedan desplazarse, además, pedirán que el vehículo se acerque a la estación, con los «problemas en el tráfico» que esto ocasionará.

En su contexto

2019
es el año en el que está previsto se finalicen las obras de la nueva Termibus. Según el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, recibirá cinco millones de pasajeros al año. El edificio estará bajo una gran plaza de uso público, donde se levantará un hotel, una residencia de estudiantes y un gimnasio, además de plazas de parking.
Parada «raquítica»
En la actualidad, la parada de taxis más cercana a la estación provisional se encuentra en la esquina entre General Eguía y Briñas. Un espacio «raquítico», denuncian desde Radio Taxi Bilbao. Para apear pasajeros, se sirven de una zona de carga y descarga frente a la estación, que no siempre está libre.

Asegura Musons que sus compañeros están «preocupados» por la ubicación que finalmente se les concederá: «Parece que nos empaquetan en cualquier sitio». Piden su inclusión en la próxima intermodal antes de finalizar las obras y evitar así gastos extra en posteriores «soluciones chapuceras». Para tratar las posibles vías, reclaman una reunión entre el Ayuntamiento y las asociaciones de taxistas. «Por el momento, solo hemos recibido incertidumbre. Sabemos que han presentado varias modificaciones del proyecto y en ninguna se nos ha tenido en cuenta».

Parada rotatoria

Con el propósito de iniciar este diálogo, Goazen Ganemos llevará este jueves la queja al pleno. Exigirá al equipo de Gobierno que «revise la planificación de la parada a fin de ubicarla en su interior», y así cumplir con «la intermodalidad, la comodidad, la rapidez y la coordinación de transbordos» que se prometía en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible aprobado la semana pasada. Su portavoz, Samir Lahdou, ya trató el tema con el concejal de Obras, Ricardo Barkala: «Nos dijeron que era cierto, pero que no había cabida para el cambio, sin más explicaciones. Están instalados en el 'no'», aseguran.

Goazen lanzará también una propuesta: una parada rotatoria en la que quepan unos tres taxis. Cuando marcha uno, llega otro, tratando así de dar un servicio continuo. Aunque está bien encaminados, para Borja Musons aún se quedan cortos. «Termibus mueve muchísimos viajeros -se prevén cinco millones al año en la nueva estación-. Pedir espacio para 30 coches no es realista, pero necesitamos una solución práctica».

En la actualidad, la parada más cercana a la provisional Termibus es un espacio «raquítico» en la esquina entre las calles General Eguía y Briñas. Para apear pasajeros, se sirven de una zona de carga y descarga frente a la estación. «Lo entendimos, porque era temporal, pero da muchos problemas: además de los repartidores, hay usuarios que aparcan y se bajan a despedir a sus seres queridos. No queremos que cuando llegue la nueva Termibus sigamos con el mismo problema», explica el presidente de Radio Taxi. «En la antigua estación costó, pero encontramos una solución; si cambiamos, que no sea para empeorar».