Los taxistas de Bilbao reducen de doce a diez horas su jornada en días laborables

Muchos de los taxis de la capital vizcaína han colocado ya las nuevas matrículas azules./luis ángel gómez
Muchos de los taxis de la capital vizcaína han colocado ya las nuevas matrículas azules. / luis ángel gómez

En una semana, los 774 profesionales de la villa habrán adaptado sus taxímetros a la restricción horaria para «ser más eficientes» y «conciliar»

Eva Molano
EVA MOLANO

Los taxistas de Bilbao han implantado la jornada máxima de diez horas durante los días de labor. La medida está prevista en un anexo de la nueva 'Ordenanza de transporte público de viajeros en vehículos de turismo en Bilbao' aprobada por el Ayuntamiento. Los 774 profesionales trabajarán dos horas menos de lunes a viernes, aunque los fines de semana, puentes y festivos mantendrán el horario de doce horas, al igual que durante las jornadas de «elevada demanda», previa autorización municipal. Aunque la normativa fue aprobada por el pleno en septiembre, el Consistorio y el sector acordaron un plazo para poder adaptar todos los taxímetros a esta circunstancia. Al tener que programarlos con las nuevas tarifas – han subido ligeramente los precios de los recorridos interurbanos– los profesionales están aprovechando para introducir los cambios de forma escalonada.

El 29 de marzo, 250 vehículos funcionaban ya con esta limitación y ayer había ya 750 con el 'cerebro' programado para trabajar con el nuevo horario. Según uno de los profesionales consultados por este periódico, la paulatina adaptación de doce a diez horas ha provocado en algunos momentos una «escasez» puntual de taxis, ya subsanada. El próximo día 17, justo antes de la Semana Santa, toda la flota deberá haber pasado por el servicio técnico. Y el 23 será el primero en el que todos los taxistas de la villa hagan un turno de diez horas.

La iniciativa entró en vigor hace años en Barakaldo y Basauri y es una demanda que el sector viene reclamando en Bilbao en el último lustro. Ya trataron de introducir la reducción horaria en la antigua ordenanza aprobada en 2014, sin éxito. La Autoridad Vasca de la Competencia lanzó un informe no vinculante, pero demoledor, al considerar que «atentaba contra la competencia» al suponer «un reparto del mercado».

«El conductor sacará más rendimiento por hora de trabajo y estará más contento y descansado»

El presidente de Radio Taxi, la asociación mayoritaria en la ciudad, Borja Musons, apunta que «se planteó en la época de crisis, cuando ni cabíamos en las paradas del poco trabajo que había. Creemos que un horario de diez horas los días de labor se ajusta más a la demanda y a las necesidades de la ciudad». Es decir, con menos taxistas en las calles, se «mejorará la eficiencia», porque los profesionales sacarán «un mejor rendimiento por hora trabajada y no darán tantas vueltas», generando menos tráfico y gastando menos combustible. Además, tendrán más tiempo para conciliar.

«El taxista estará más contento y descansado. Y que tenga una vida familiar rica y feliz también influirá en la calidad del servicio que presta», apuntó Musons. Además, disfrutarán de más tiempo para «el mantenimiento. No es lo mismo montarse en un taxi que lleva cuatro horas trabajando que en uno que lleva once». Aun así, el responsable de Radio Taxi, presidente también del gremio en Euskadi, explicó que el año próximo se hará balance en una asamblea para decidir si se solicita el regreso al horario convencional, el de doce horas al día.

El nuevo reglamento introduce más novedades, como la obligación de los conductores de «cuidar su aspecto personal y vestir adecuadamente» y no podrán «comer o beber» en el coche. Los viajeros, mientras, pueden pedir que el taxista vigile hasta que hayan entrado en sus portales para evitar riesgos a su integridad física, viajar con mascota si se concierta el servicio con antelación... Y a partir del 1 de enero, todas las sustituciones de taxis se realizarán con modelos ecológicos para que la flota al completo sea «verde» en una década.

La matrícula trasera azul será obligatoria en agosto

Los taxistas que trabajan en Bilbao están realizando otros cambios más allá del horario. Muchos de ellos ya han sustituido su matrícula trasera por otra azul, aunque tienen hasta el último día de julio para realizar esta adaptación que cuesta entre 10 y 20 euros, en función de los materiales de la placa por los que opten. Ese día se cumple un año desde que se publicara en el boletín oficial del Estado la orden ministerial que obliga a taxis y a VTCs de hasta nueve plazas a instalar una matrícula especial en la parte trasera de los vehículos con los caracteres en blanco sobre un fondo azul. Los profesionales que el 1 de agosto no hayan pasado por el taller para modificar las placas podrán ser sancionados. Los conductores de los Países Bajos, Bélgica y Grecia ya disponen de este tipo de matrículas azules, que pretenden diferenciar más a los vehículos dedicados al transporte oficial de viajeros de los particulares, hacer más fácil su identificación a los clientes y ponérselo más difícil a los piratas. La medida viene de una proposición no de ley sobre medidas contra el incremento del intrusismo aprobada en 2016.

Temas

Bilbao, Taxi