El Supremo confirma que el suelo de la torre de Bolueta es público

Vista de la torre de Bolueta./PANKRA NIETO
Vista de la torre de Bolueta. / PANKRA NIETO

Desestima el recurso de casación presentado por una mercantil que se atribuía parte del solar y reclamaba 20 millones de indemnización

JOSÉ DOMÍNGUEZ

El Supremo ha rechazado el recurso de casación presentado por Bacunayagua S. L. y puesto así fin a ocho años de litigios por la titularidad de un solar del proyecto urbanístico de Bolueta, donde el Gobierno vasco ha levantado la torre sostenible más alta del mundo, con 88 metros de altura y 171 pisos protegidos en 28 plantas. La sala de lo Civil del alto tribunal, igual que en otras dos sentencias anteriores, considera que esta empresa no ha logrado demostrar ser la propietaria de 6.425 de los 76.769 metros cuadrados de la antigua fábrica de hierros que reclama y por los que exigía una indemnización de más de 20 millones de euros. El fallo es firme, no cabe recurso, y los magistrados condenan a la empresa pagar también las costas del proceso.

Fuentes de Visesa, la sociedad pública dependiente de la viceconsejería de Vivienda mostraron ayer su satisfacción por la decisión del Supremo. Aunque lamentaron haber tenido que soportar durante estos años por parte de la entidad denunciante «una campaña mediática para generar un clima de presión a fin de obtener un rendimiento económico que, como se ha demostrado, era infundado». Y recuerdan que, «durante este tiempo, las empresas demandadas» han tenido que correr también con los gastos que les exigió «la constitución y mantenimiento de los avales exigidos por el Ayuntamiento con la aprobación del proyecto de Bolueta, que ascienden a más de 240.000 euros».

La clave, insisten las mismas fuentes, está en que Bacunayagua no ha acreditado en ningún momento que el solar era suyo tras un traspaso ya en 1994. «Ni con el título por el que se adquirió –un «contrato privado de compraventa»–, ni su fecha». Tampoco se identifican al detalle los límites del terreno y ni siquiera que la persona que le habría vendido el solar en fuese legalmente «el propietario del terreno».

Según consta en los distintos fallos judiciales, la principal prueba que entrega Bacunayagua es una escritura pública de ampliación de capital con cargo a este solar que data de 2014. Sin embargo, para los magistrados de la Audiencia Provincial de Bizkaia, esta acreditación no es suficiente. «Según el socio aportante se realizó una venta en efectivo de la que no existe constancia», reza el fallo. Tampoco se acreditó la entrega del suelo ni «se levantó escritura pública del terreno aportado». Razones por las que nunca quedó reflejada esta venta ni en el Registro de la Propiedad ni en el catastro.

Sin embargo, los que si figuraban como titulares en los documentos son Visesa y la promotora Neinor Homes. El litigio, aunque de inicio se limitó a estas dos entidades, se extendió luego al resto de propietarios en la reparcelación de suelo en Bolueta, Sidenor Gerdau y Vallehermoso. parce

Temas

Bolueta