Una joven de Barakaldo víctima de violación, citada por presunta denuncia falsa

La mujer prestará este jueves declaración como investigada al aceptar la magistrada la denuncia del agresor, que cumple seis años de cárcel por la agresión sexual

AINHOA DE LAS HERAS

Una mujer que fue víctima de una agresión sexual en abril de 2010 en Noja, por la que el agresor cumple condena de seis años de cárcel, ha sido citada a declarar por una jueza de Santoña por presunta denuncia falsa, según informa la presidenta de la asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella Ruiz, que ejerció la acusación particular en el caso. La chica está llamada a declarar a las once menos cuarto de este jueves en un juzgado de Santoña.

Ruiz asegura que la magistrada ha aceptado la denuncia presentada por el agresor, que fue condenado por la Sección Primera de la Audiencia de Cantabria a seis años de prisión por un delito de agresión sexual. La Fiscalía pedía ocho años de cárcel para él al comienzo de la vista oral, que luego rebajó a siete. La sentencia fue ratificada por el Tribunal Supremo.

Según la asociación Clara Campoamor, durante este tiempo, la víctima ha sido «amenazada» por la familia del agresor, lo que le ha supuesto una recaída en su estado anímico y psicológico, afectado por la violación. A juicio de Blanca Estrella Ruiz, es «incomprensible» que habiendo una sentencia «firme», una jueza admita una denuncia del condenado y que tampoco la Fiscalía «haga nada».

«Desnuda» e «inmovilizada»

El juicio por la agresión sexual se celebró en febrero de 2013. Mientras que el acusado aseguraba que las relaciones sexuales habían sido consentidas, la chica ofreció una versión completamente diferente. Ambos admitieron que se conocían porque residían con sus respectivas familias en Barakaldo y que habían ido cada uno por su cuenta a pasar el fin de semana a la localidad cántabra, muy frecuentada por familias vizcaínas. Según la joven, cuando ambos llegaron a un descampado supuestamente a buscar a unos amigos y se sentaron en una butaca vieja y humeda, ella «quiso irse», pero el chico la «tiró al suelo, la desnudó de cintura para abajo» y no pudo hacer «nada» al estar «inmovilizada». Según el acusado fue ella, que se encontraba bebida, la que le propuso mantener relaciones sexuales.

Los forenses que revisaron a la víctima indicaron que las marcas que presentaba eran compatibles tanto con una relación consentida como con una agresión sexual.

Para la Audiencia provincial, no existía «la menor duda» de que la joven decía la verdad y de que los hechos ocurrieron según su relato. Esto es, que el acusado empleó «la violencia» para «doblegar» la voluntad de la víctima al «no ceder a sus pretensiones». Por ello, la sala primera condenó al acusado a una pena de seis años de cárcel, de los que ha cumplido ya tres. Además, se le impuso el alejamiento de la víctima por un período de unos 10 años, además del pago de una indemnización de 12.000 euros.

 

Fotos

Vídeos