Condenan a una menor por inventarse que había sido violada por seis hombres en Granada

Dos niñas, en las puertas de su centro escolar./
Dos niñas, en las puertas de su centro escolar.

La chica fabuló la truculenta historia para ocultar que había faltado reiteradamente a clase durante dos semanas

CARLOS MORÁN

Bien mirado, seguro que fue un alivio para todos que la denuncia de la adolescente fuera falsa: no era cierto que la hubieran violado seis individuos en una casa abandonada en una localidad de la provincia de Granada. La chica se había inventado la truculenta historia para ocultar que llevaba varios días sin asistir a clase. Para intentar tapar un problema relativamente menor, ideó otro gigantesco, un drama de esos que generan alarma social y titulares escandalosos. Pero, afortunadamente, nada de lo relatado era verdad.

Eso sí, la chica había cometido un delito de simulación de delito -valga la redundancia- y debía pagar por ello. Así ha sido. La joven, que era una quinceañera cuando sucedieron los hechos, ha sido condenada ahora a doce meses de libertad vigilada, un tiempo durante el que la autoridad judicial la someterá a un estrecho marcaje y tendrá que cumplir, sí o sí, una serie de objetivos educativos.

En este caso, la sentencia establece que los 'agentes de libertad vigilada' supervisarán los avances -o eventuales retrocesos- académicos de la chica y también trabajarán para que adquiera «hábitos de mayor responsabilidad». En el supuesto de que incumpla lo establecido en la resolución judicial, la adolescente podría enfrentarse a un castigo más severo. Incluso existiría la posibilidad de que acabase encerrada en un correccional, que es la pena máxima que puede recaer sobre un menor infractor.

El incidente que ahora ha zanjado la justicia -el fallo es firme, porque fue dictado con la conformidad de la acusada- ocurrió el 10 de marzo del año pasado en una localidad de la provincia de Granada. Ese día, la joven en cuestión y su padre, que era ajeno a las fabulaciones de su hija, se presentaron en el cuartel de la Guardia Civil para denunciar una agresión sexual múltiple. Según el testimonio de la supuesta víctima, seis individuos la habían violado en dos ocasiones diferentes. Los ataques se habrían producido en una casa deshabitada de la población.

Exámenes médicos

De inmediato, los agentes del instituto armado trasladaron a la niña a un centro hospitalario para que fuera examinada por los ginecólogos y los forenses. Las pruebas practicadas a la chica no parece que sirvieron para apuntalar su versión y fue llevada de nuevo a las dependencias de la Guardia Civil, donde ya incurrió en contradicciones y terminó reconociendo que había «mentido e inventado la agresión sexual» para «justificar» con la denuncia «sus ausencias reiteradas a clase durante dos semanas», según especifica la sentencia a la que ha tenido acceso IDEAL.

Posteriormente, la Fiscalía de Menores -que es la institución que instruye los asuntos en los que están involucrados jóvenes que aún no han cumplido los 18 años- concluyó que la adolescente era autora de un delito contra la administración de Justicia -en la modalidad de simulación de delito-, «toda vez que (...) con conocimiento de su falsedad, ante funcionarios (...) como son los agentes de la Guardia Civil, simula ser víctima de una infracción penal», detalla la resolución judicial. No fue necesario celebrar la vista oral del juicio. La chica admitió su responsabilidad y se conformó con la pena que solicitó para ella el ministerio público.