La Fiscalía pide pruebas de ADN para el padre del menor hallado en una maleta

Imagen del niño en el interior de la maleta. /
Imagen del niño en el interior de la maleta.

Puede enfrentarse hasta a ocho años de cárcel al entender que existió riesgo para la vida del pequeño, transportado en una maleta que no podía abrirse desde dentro y que carecía de cualquier tipo de ventilación

EFEceuta

La Fiscalía de Ceuta ha solicitado que se realicen pruebas de ADN al presunto padre del niño de 8 años que ayer iba a ser introducido en Ceuta en el interior de una maleta, para confirmar que se trata realmente de su progenitor y no de un caso de trata de seres humanos.

Tanto el padre como la joven que llevaba el niño en la maleta han pasado la noche en prisión por orden del Juzgado de Instrucción número 5 de Ceuta, que ha acordado prisión comunicada y sin fianza para Abou O. y Fátima Y. por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Los dos están relacionados con el ocultamiento de un niño dentro de una maleta para que cruzara la línea fronteriza del Tarajal, entre Ceuta y Marruecos.

Los dos detenidos pueden enfrentarse hasta a ocho años de cárcel al entender que existió riesgo para la vida del pequeño al ser transportado en una maleta que no podía abrirse desde dentro y que carecía de cualquier tipo de ventilación. Asimismo, la maleta, por sus reducidas dimensiones, obligaba al pequeño a permanecer en posición fetal.

Tutelado por la autonomía ceutí

Sobre la situación del menor, que se encuentra en situación irregular en España, la juez no ha adoptado medidas definitivas, siendo entregado al Área de Menores de Ceuta para que sea tutelado por la autonomía ceutí. El menor, llamado Abou, fue localizado dentro de una maleta que llevaba una joven marroquí de 19 años, que presuntamente se había puesto de acuerdo con el padre del niño para introducirlo en España de esta manera.

El padre fue detenido una hora y media después en la misma aduana, cuando también cruzaba a pie la frontera y cuyo nombre, igual que el del niño, llamó la atención de la Guardia Civil, que comprobó posteriormente que se trata del padre. El progenitor, provisto de permiso de Residencia en España, vive desde 2013 Las Palmas de Gran Canaria, donde tiene una mujer y otra hija.