Acuchilla y mata a su mujer cuando estaba ingresada en el hospital

Un coche de policía ante el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO)./
Un coche de policía ante el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO).

El individuo se autolesionó con el mismo cuchillo, por lo que ha sido necesario intervenirle quirúrgicamente y se encuentra grave

AGENCIASorense

Una mujer ha fallecido en la mañana de este viernes tras ser acuchillada por su marido en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), donde estaba ingresada desde principios de abril por una supuesta agresión previa de su esposo, Aniceto R., aunque este asunto se está investigando en un juzgado de la localidad orensana de Verín, que tiene la causa bajo secreto de sumario.

Según han informado fuentes de la investigación, los hechos sucedieron sobre las 7.00 horas de este viernes, cuando el hombre, de 76 años, entró en la habitación y acuchilló a María Isabel S., de 66, tras lo que el individuo se autolesionó con el mismo cuchillo, por lo que ha sido necesario intervenirle quirúrgicamente y se encuentra grave.

La víctima permanecía ingresada desde el pasado 3 de abril en el hospital después de haber sufrido una agresión en la localidad de Pazos-Verín, donde residían, lo que le había provocado una grave lesión cerebral por la que aún seguía hospitalizada. Entonces, el hombre denunció que habían entrado en su domicilio y habían herido a su mujer, suceso por el que tuvo que ser hospitalizada en el CHUO. La Guardia Civil de Orense, que asumió la investigación del suceso, halló indicios de un caso de violencia de género por el que estaba siendo investigado el marido, que no tenía orden de alejamiento.

No hubo petición de orden

El Juzgado de Instrucción Número 1 de Verín, al que se remitieron las diligencias por la tentativa de robo con violencia investigada a principios de abril, no recibió petición formal para emitir una orden de alejamiento por parte de las fuerzas de seguridad que asumieron la investigación, pese a que éstas tenían indicios, pero no pruebas, según han puntualizado, de supuesta violencia de género.

El juzgado ha aclarado que "en ningún momento", según han informado fuentes judiciales, se solicitó que se restringieran las visitas de la pareja de la ingresada cuando se encontraba en la UCI del CHUO y que, al ser llevada a planta por criterio médico, la jueza dijo a la Guardia Civil que "si consideraba que tenía que vigilarla" en planta "extremara las precauciones" que considerase convenientes.

Las mismas fuentes judiciales han puntualizado que, según la ley, no se pude restringir la libertad básica de una persona si no hay indicios claros hacia esa persona o si la víctima no está en situación de claro peligro y por una sospecha, sin pruebas que sustenten la adopción de esa medida de protección, no se puede dictar orden de alejamiento.

La investigación del crimen registrado en el CHUO ha sido asumida por la Policía Nacional que está a la espera de que el presunto agresor, que ha sido intervenido quirúrgicamente tras autolesionarse, se recupere para poder tomarle declaración. El Juzgado de Instrucción Número 3 de Ourense ha asumido las diligencias de este supuesto crimen de violencia de género y ha decretado el secreto de las actuaciones.

"Tenía un carácter modélico"

El pleno del Ayuntamiento de Orense, que tenía hoy sesión, ha guardado, con los ediles en pie, un minuto de silencio contra la violencia machista. El alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, que también ha expresado su condena por estos hechos, ha manifestado su "sorpresa" y ha apuntado que nada hacía sospechar del hombre en la localidad. "Tenía un carácter modélico, no daba esa sensación", ha insistido Jiménez Morán, que ha resaltado que no había constancia de problemas entre marido y mujer. Ambos vivían solos en su domicilio de Pazos y él tenía una hija de un matrimonio anterior.