Sanidad pide que sean delito frases o imágenes que justifiquen el maltrato

La delegada del Gobierno para la Violencia de Género carga contra las discotecas baleares que distribuyeron camisetas con un hombre pegando a una mujer

EFEmadrid

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad considera que hay que ser "contundentes" ante iniciativas que exalten o justifiquen la violencia de género y castigarlas con el Código Penal, para evitar así casos como los protagonizados por varias discotecas en Baleares este verano. La delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, opina que hay que cambiar "el ideario social que justifica determinadas frases, comentarios o imágenes contra la mujer y que se pueden convertir en un delito".

más noticias

Hernández rechaza de forma rotunda las iniciativas protagonizadas por las discotecas, como la que distribuía camisetas con una ilustración que representa a un hombre pegando a una mujer o la que ofrecía copas a cambio de felaciones. "Hay que ser totalmente contundentes, le hemos propuesto a Justicia que cree un nuevo tipo penal en el que el enaltecimiento de cualquier tipo de estas conductas o la exaltación de las relacionadas con la violencia de género y de violencia contra la mujer en el sentido amplio, sean también consideradas delito", subraya.

En este sentido, insiste en que "hay que extender la conciencia" de que hay actuaciones que la sociedad no las identifica como tal, como ridiculizaciones, aislamiento, insultos, humillaciones, vejaciones o control, que "pueden llegar a convertirse en casos de violencia de género".

Cifras estables

Por otra parte, la delegada del Gobierno para esta materia no cree que haya un repunte de asesinatos machistas durante este verano. "Hay que matizar que las cifras de víctimas mortales de este año (36) y de este verano en concreto, por más tristes que sean siempre, no son superiores a las de otros años", asegura Hernández, quien confía en el trabajo de los grupos parlamentarios para mejorar la ley integral en su décimo aniversario. Para Hernández, "cualquier crítica o reflexión ha de ser bien recibida" y ante la petición del PSOE de alcanzar un pacto de Estado en esta materia opina que "en lo profundo y en el trabajo diario ya existe".

Cree que el dictamen de Naciones Unidas que reprueba a España por no haber protegido a la niña de siete años asesinada por su padre en 2003 "ha puesto sobre la mesa algo que veíamos desde el principio que era imprescindible atajar", que es la protección de los menores. "Contestaremos -a la ONU- diciendo todo esto, que se está buscando que los órganos judiciales sean absolutamente conscientes de lo que es la realidad de lo que es la violencia de género y de la existencia de los menores en estas circunstancias", resalta.

Menores, las otras víctimas

Recuerda que desde el principio el Gobierno ha considerado necesario que los menores sean reconocidos como víctimas directas del maltrato. "Los menores son una herramienta facilísima para hacer daño a sus madres; sufren las consecuencias por el mero hecho de estar expuestos a una situación de violencia de género". Por ello, el anteproyecto de ley de protección de la infancia, plantea que los jueces deban pronunciarse obligatoriamente sobre las medidas civiles de los hijos de las víctimas y que los equipos psicosociales que intervienen en el proceso reciban formación sobre este tipo de violencia.

Asegura que hay un sistema de "recursos potente" para las víctimas, aunque aboga por seguir mejorando la coordinación y el trasvase de información entre los diferentes agentes implicados. "En general, creo que una mujer, víctima de violencia de género, que necesita ayuda, la va a encontrar", asevera Hernández, quien cree que su departamento contará en 2015 "sin duda" con el mismo presupuesto que este año "como mínimo".

Insta a las mujeres maltratadas a romper el silencio y denunciar a sus agresores porque es imprescindible que no se "normalicen conductas". "Las mujeres sufren violencia de género porque son mujeres, no porque son menos listas o más ricas, es una cuestión que tiene que ver con su condición de mujer", concluye la delegada.