El Correo
Los pacientes con epilepsia son discriminados en el mundo laboral

Los pacientes con epilepsia son discriminados en el mundo laboral

  • Sociedad española de neurología

  • La mayoría de los enfermos se considera apto para trabajar pero solo el 41% tiene empleo, según un reciente estudio. Más del 20% percibe discriminación

La epilepsia continúa siendo una enfermedad que ocasiona problemas laborales a quienes lo padecen. Un 21,7% de los enfermos se considera discriminado y a casi un 50% la enfermedad le ha cambiado la vida, a pesar de que el 75% de los pacientes habla abiertamente sobre su enfermedad. Para un 13,5% la enfermedad supone, incluso, un castigo. Además, la mitad de los pacientes afirma tener problemas de ánimo y, un tercio, ansiedad, según el estudio “¿Seguimos considerando la epilepsia una enfermedad mágica y que discrimina?”. Presentado por miembros del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología (SEN), las conclusiones se basan en una encuesta prospectiva realizada entre más de 200 pacientes con el objetivo de analizar diversos aspectos psicosociales de los afectados por epilepsia.

“Los datos obtenidos no solo muestran que la epilepsia influye en la vida social y laboral de los pacientes, sino que los aspectos psicosociales asociados a la enfermedad influyen directa e indirectamente sobre su tratamiento y su pronóstico”, explica la doctora Irene García Morales, coordinadora del estudio. “Por lo tanto, es fundamental apostar por un enfoque multidisciplinar que incluya estos aspectos y considere la calidad de vida de los pacientes. Eliminar las crisis, evitar los efectos secundarios del tratamiento y fomentar la intervención psicosocial y la educación sobre la enfermedad, son básicos para mejorar la calidad de vida de los pacientes con epilepsia”.

En el caso del ámbito laboral, la mayoría de los pacientes se considera apto para trabajar, pero solo un 41% de los entrevistados estaba empleado. Casi la tercera parte de los pacientes con epilepsia no informa en el trabajo que padece la enfermedad, un 16,5% refirió problemas laborales, un 22,5% ha precisado baja laboral y el 8,2% fue despedido debido a la epilepsia.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) la epilepsia afecta, en España, a unas 400.000 personas y, cada año, se detectan entre 12.400 y 22.000 nuevos casos. Gracias a los avances que se han producido tanto en el diagnóstico de la enfermedad, como en el arsenal farmacológico, un gran porcentaje de los pacientes pueden controlar correctamente las crisis pero se estima que, en aproximadamente un 25% de los pacientes con epilepsia no se consigue controlar las crisis de forma completa, son las llamadas epilepsias farmacorresistentes. La epilepsia incluye diferentes síndromes, que tienen en común la existencia de una predisposición cerebral para generar convulsiones. La etiología es diversa, y depende de la edad de inicio de la epilepsia. Las malformaciones del desarrollo cortical, la esclerosis de hipocampo y las alteraciones genéticas son de las causas más frecuentes en pacientes con epilepsias graves.

La información evita la exclusión laboral

Durante la investigación, los pacientes, al ser preguntados sobre cómo reaccionan ante las crisis las personas de su entorno, el 75% respondió que con “tranquilidad”, pero el otro 25% dijo que con “miedo”. “Los resultados de esta encuesta ponen de manifiesto los problemas sociales, laborales y personales que presentan, todavía hoy en día, un porcentaje importante de nuestros pacientes”, concluye la doctora Beatriz Parejo, coautora del estudio. “Invitan a la reflexión y a considerar que probablemente la detección precoz de los mismos así como una mayor educación e información sobre la enfermedad pueden contribuir a disminuir la exclusión social y laboral que padecen algunos de los enfermos con epilepsia”.