El Correo

Imagen de la aplicación móvil. / UCLM.

Una app para mejorar la salud cardiovascular

  • PROYECTO EVIDENT II

  • Investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) trabajan con una herramienta que cuantifica los beneficios de la dieta mediterránea y el ejercicio para enviar mensajes de alerta y recomendaciones a los usuarios

Las tecnologías aplicadas al móvil permiten que surja una nueva herramienta para controlar los riesgos cardiovasculares. El paciente solo tiene que descargar una aplicación a su teléfono, y comenzar a interactuar con ella: datos sobre las comidas que realiza cada día, desde el desayuno a la cena, y llevar el teléfono encima, pues la app del proyecto Evident II incluye un podómetro que cuenta automáticamente los pasos. Con estos dos factores, realizara una serie de mediciones y envía notificaciones y consejos al paciente.

Se trata de “una conciencia de bolsillo”, según los investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y del Centro de Salud Río Tajo de Talavera de la Reina, dirigidos por Yolanda Schmolling, profesora de la Facultad de Terapia Ocupacional, Logopedia y Enfermería de la Universidad de Castilla-La Mancha. La aplicación ha comenzado a probarse en 1.200 pacientes repartidos por seis ciudades españolas: Barcelona, Zaragoza, Bilbao, Valladolid, Salamanca y Talavera de la Reina.

El ensayo se realiza con dos grupos de pacientes, uno de ellos dotado de Smartphone con la app. Ambos grupos deben intentar llevar una vida saludable con base en la dieta mediterránea y el ejercicio. Solo que los de un grupo tendrá la ayuda de la app.

Pacientes más comprometidos

“El estudio pretende dar a conocer en qué medida la mejora en la adherencia a la dieta mediterránea y en el ejercicio físico conseguidos con esta aplicación móvil pueden modificar los parámetros cardiovasculares de presión arterial, peso, lípidos, glucemia, hemoglobina glicada, consumo de tabaco y marcadores de inflamación en las personas; además de otros que evalúan la estructura y función vascular (envejecimiento arterial)”, aseguran los investigadores.

Con toda esta evidencia cada día en manos del paciente, será él el máximo responsable de adecuar su vida a unos parámetros cardiosaludables. Pero también va a servir al médico de familia, para controlar estos parámetros, pues dispondrá de un registro de datos.