"La revisión del niño sano no tiene sentido"

"La revisión del niño sano no tiene sentido"

Los especialistas médicos Juan Gérvas y Mercedes Pérez-Fernández, críticos con el sistema, denuncian la "larga lista de pruebas y tratamientos innecesarios" a los que se somete a pacientes

FERMÍN APEZTEGUIA

"El médico decide cada día más por nosotros y ya hemos llegado al absurdo de que tenemos que acudir a la consulta incluso cuando estamos sanos. ¡Por si acaso!". Los especialistas médicos Juan Gérvas y su esposa, Mercedes Pérez-Férnandez, dos de las voces más críticas en España con el actual sistema sanitario, acaban de publicar un nuevo libro para denunciar lo que han denominado como 'la expropiación de la salud'. "Da igual que estemos enfermos o plenos de vitalidad. ¡Ya no decidimos ni siquiera por nuestra vida!", protestan. Y arremeten contra todos: gobiernos, industria, profesionales sanitarios...

¿No es exagerado hablar de la expropiación de la salud?

No, es prudente, porque es así realmente. Definimos la expropiación de la salud como un proceso cohercitivo e insidioso que quita el disfrute de la salud a los pacientes a cambio de promesas de eterna juventud. Todo esto se traduce en pérdida de autonomía para las personas y capacidad de autocuración.

¡Capacidad de autocuración! Eso puede sonar muy mal...

La autocuración tiene un fundamento biológico. Hasta los animales se atienden sus dolencias. Todos hemos visto comer hierbas a un perro para vomitar. En la especie humana, las diferentes culturas han ido desarrollando sus propias respuestas frente al sufrimiento, la enfermedad y la muerte.

Ya, pero tratar un cáncer con homeopatía implica la muerte.

Hablamos de otras situaciones. Un caso de duelo. La sociedad humana tienen sus ritos que llevan el consuelo a quien ha perdido a un ser querido. Es un proceso que cura una herida del alma profundísima y que todos sabemos manejar. Hablamos de ese estilo de cuidados. Un niño que vomita por comer demasiadas gominolas no hay por qué llevarle a Urgencias.

¿No hablan ustedes de convertir a los pacientes en médicos?

No. Hablamos de sentido común, de recuperar conocimientos que todos tenemos y estamos perdiendo en aras de nada.

He leído en su libro algo que me gustaría preguntarle: ¿Los médicos buscan dinero e influencia?

El libro está escrito como un ensalzamiento a la medicina comprometida con sus pacientes. El problema es que gran parte de la medicina se practica sin límites; entra en la comercialización de toda adversidad, que transforma en negocio. Es terrible, pero es así.

¡La práctica totalidad de los médicos serán honrados! ¡Como en toda profesión!

La mayoría de nuestros compañeros son admirables. Eso no quita para que la fortaleza del movimiento que expropia la salud les llegue a obnubilar. Para poner una cifra coherente: la osteporosis es una enfermedad inventada y las fracturas que matan se dan fundamentalmente en mujeres de más de 80 años. Sin embargo, el país del mundo que más medicamentos da contra la osteoporosis, algunos de ellos causantes de fracturas y complicaciones graves, es España. Cada uno de mis compañeros es buenísimo, pero ésta es la situación.

"Demasiados psicofármacos"

La pérdida de masa ósea ligada a la edad es una realidad.

También las arrugas.

Las arrugas no provocan fracturas de cadera.

Las fracturas se producen por las caídas. Si usted fuera médico y tuviera preocupación por las fracturas de cadera, lo que debería hacer es recetar menos psicofármacos. Gran parte de las fracturas de cadera se producen en mujeres que están tomando psicofármacos como hipnóticos, tranquilizantes, neurolépticos. La mayoría, innecesarios.

¿No existe la enfermedad mental?

Sí, como la respuesta artificial a un problema que no conocemos. Usted llega a casa de noche, nervioso, se le caen las llaves y siente cierto medio. En una situación tensa como esa puede oír un ruido raro que le aterroriza. En realidad, no lo hay. Lo que pasa es que está nervioso y siente alucinaciones.

Entonces, no hacen falta psiquiatras...

La enfermedad mental existe como una interpretación distinta de la realidad, a la que la medicina no da la respuesta que debe. Los psicofármacos pueden ser necesarios en algún momento, para la atención de crisis agudas, pero no para darlos durante décadas a pacientes que estamos convirtiendo en vagabundos. La medicina no puede ser entendida exclusivamente como fármacos, sino como una red de apoyo que facilita al paciente la vida, con trabajadores sociales, grupos de apoyo, con la estructura que ya existe, vamos.

¿Los medicamentos no son necesarios?

Sólo en algunos momentos.

¿Por qué está tan de moda atacar a la psiquiatría?

La psiquiatría nos ha tomado el pelo. A usted le dicen que los antidepresivos son inhibidores de la recaptación de la serotonina y eso es absolutamente mentira. Sólo tratan de incrementar ventas. Estamos cargándonos la medicina científica y construyendo torres de arrogancia sobre cimientos de ignorancia.

"¡Somos familia de cabezones!"

Según usted, ¿a dónde nos lleva todo esto?

Hay un movimiento global al que la reconocida revista JAMA, de las mejores publicaciones científicas de todo el mundo, dedica una sección fija: 'Less is more'. Menos es más. No hay por qué hacer más cosas de las estrictamente necesarias. La medicina se está convirtiendo en un peligro y la actividad médica en Estados Unidos es ya la tercera causa de muerte. En Europa se estima que fallecen 200.000 personas al año a causa de los medicamentos.

Si no fuera por las medicinas, entre otras razones, no viviríamos tanto.

'Salbutamol' es un medicamento que usamos contra el asma y salva vidas. Pero esto no siempre es así. Me explico: el oxígeno que le ponen a usted de forma permanente después de un infarto... El oxígeno mantenido perjudica. ¡Tenga usted cuidado!

Son ustedes especialmente críticos con las revisiones periódicas del niño sano.

La revisión del niño sano no tiene ningún sentido. ¿Tenemos que llevar a un niño al médico para que nos digan que está sano? ¡Qué expropiación de la salud es esta! El médico tiene que saber de enfermedades y que no se le escape un apendicitis, ni un síndrome metabólico. Pero, ¡el niño sano!

Dicho como usted lo cuenta...

¿Pero de qué sirve? Le revisan... y le miden la cabeza. Y la gente se va tan tranquila a su casa. '¡Es que en mi familia somos cabezones!', dicen. ¿De qué sirve medirle la cabeza a un niño? Es como una especie de tortura. Como la plagiocefalia, que es esa cabeza deformada que todos tenemos, porque ninguna cabeza es perfecta ni igual a la otra. Pero ahora te venden un casco para la supuesta deformidad craneal, que está demostrado científicamente que no sirve para nada. Esta es la consecuencia de la revisión del niño sano. Al médico hay que ir cuando se necesita, no cuando se está sano. ¿Le doy otro ejemplo?

¡Bueno!

La andropausia. ¡Que no existe...! 'Es que usted tiene menos testosterona y se la vamos a poner en sangre' . Pues no, mire. Esto es como las arrugas, que llegan con la edad. La pérdida de testosterona no le va a impedir a usted la erección. ¡Disfrute del sexo!

"Ni el colesterol, ni el PSA"

Viéndolo así, no es de extrañar que haya quien diga 'Prefiero no ir al médico, siempre te encuentran algo'

No es así. El problema es que te encuentren algo que no tienes. Esa es la cuestión. No estamos en contra de una medicina prudente, sino de la imprudente.

Pérmitame una pregunta personal. ¿Cuándo ha acudido usted al médico por última vez?

Hace como dos años. Tuve un cuadro rarísimo, que me hinché. Las manos hinchadas, las piernas hinchadas, el tono de voz cambiado. Probablemente fue por un nuevo colutorio para los dientes. Fui a ver al médico de mi pueblo, buen médico, muy majo, que me auscultó, me tomó la tensión y me pidió una radiografía de tórax, que era prudente.

¿Y ya hizo caso de su consejo?

Sí, claro. Y le dije, que por favor, no me mirara el colesterol ni me hiciera ni un PSA (prueba de diagnóstico en entredicho para la detección precoz del cáncer de próstata).

Dicen que ustedes los médicos son los peores pacientes.

No somos los peores, pero sí los más difíciles. A mí, cuando me dicen eso de 'bueno, tú ya sabes lo que es esto' contestó, 'no, yo no sé nada. Ahora sólo soy un paciente. Así que, me lo explique, por favor'.

 

Fotos

Vídeos