Desaparecen de un monasterio de Burgos tres tablas del siglo XVI

El recinto fue declarado Bien de Interés Cultural y entre sus representaciones artísticas se mezclan los estilos románico y gótico

EFEBurgos

Tres tablas adornadas con detalles de San Juan Bautista, parte de un antiguo retablo que acompañaba una gran figura del santo, han desaparecido de la capilla de San Nicolás de Bari del Monasterio de San Juan de Ortega (Burgos), ha confirmado el alcalde del municipio, José Manuel Pérez.

Pérez ha explicado que recientemente notaron la ausencia de estas tres piezas de madera tallada, que se encontraban guardadas en la Capilla de San Nicolás de Bari. Se trata de tablas de un antiguo retablo, que acompañaba una gran figura de San Juan Bautista, de un metro de altura, aproximadamente, y que corresponderían al siglo XVI. Cuentan con detalles del propio San Juan Bautista y, si bien su valor económico es indeterminado, destacan por su valor artístico, ha explicado Juan Álvarez Quevedo, delegado de Patrimonio de la Diócesis de Burgos.

La desaparición se ha denunciado y efectivos de Policía Judicial de la Guardia Civil visitaron la pasada semana el Monasterio de San Juan de Ortega, a fin de recabar información. Se ha abierto una investigación para esclarecer los hechos, pues se desconoce el momento de la desaparición, al no haberse detectado ni desperfectos y puertas o ventanas forzadas.

Álvarez Quevedo ha explicado que se ha perdido la pista de estas tablas con motivo de las obras de restauración del Monasterio de San Juan de Ortega, cuando se cambiaron de lugar para su protección. El retablo ya estaba desmontado y no se sabe con certeza si las piezas quedaron guardadas en la Sala Capitular o en la Capilla de San Nicolás de Bari, pero ahora han desaparecido.

La búsqueda de estas piezas de madera coincide con un nuevo susto vivido este fin de semana en el monasterio, a raíz de la caída de un rayo durante una fuerte tormenta de agua y granizo. El rayó impactó sobre la espadaña de la iglesia, doblando la cruz que la corona, ha asegurado José Manuel Pérez, y provocando daños en los adornos de la misma, así como desprendimientos de piedra. El alcalde de San Juan de Ortega ha asegurado que el rayo solo ha agravado los desprendimientos que se vienen detectando en la fachada de la iglesia desde hace varios años.

Un par de años después de rehabilitarse el edificio, que data de los siglos XII y XIII, el mortero utilizado comenzó a desprenderse, de tal modo que las piedras se han ido quedando desprotegidas. "Los desprendimientos son habituales", ha insistido Pérez; se trata de fragmentos de piedra de tamaño considerable, que caen de la facha principal, justo por donde más transita la gente. Ahora con el impacto del rayo, los daños en las cornisas de la espadaña se han visto agravados, y la Diócesis de Burgos ha estado esta tarde evaluando la situación.

El Monasterio de San Juan de Ortega, Bien de Interés Cultural en el que se mezclan los estilos románico y gótico, es uno de los hitos del Camino de Santiago, pues nació sobre la base de un antiguo albergue de peregrinos.