Once usos de la pasta de dientes que desconocías

Once usos de la pasta de dientes que desconocías

Además de servir para mantener la boca limpia y sana, los dentífricos también tienen otras propiedades que te asombrarán

MARI CARMEN PARRA

La pasta de dientes es un producto habitual en nuestra higiene. Así, es típico el verlo sobre los muebles de los cuartos de baño junto a sus fieles escuderos: los cepillos. Si preguntasen para qué sirve, lo normal es que se respondiese que el de dejar limpios los dientes y, como mucho, el de secar los granitos típicos del acné adolescente. Pues bien, la pasta de diente tiene otros muchos usos que en un momento dado te podrían salvar la vida, ya que se seca rápidamente al aire libre, quita la humedad y es un poderoso quitamanchas.

Con todas estas virtudes sobre la mesa, se enumeran las diferentes utilidades que puede tener la pasta de dientes y desconocías:

1.- Limpiar la plata

A partir de ahora no hará falta ir al supermercado por un producto específico para limpiar la plata, ya que la pasta de dientes será más que suficiente para dejarla impecable. Solo tendrás que frotar un poco de pasta sobre la plata para que brille como antes.

2.- Limpiar los faros del coche

Pero no solo la plata quedará como nueva con la pasta de dientes, sino que los faros del coche también podrán beneficiarse de su poder limpiador. Coloca un poco de pasta sobre los faros y frota con fuerza para conseguir eliminar las manchas que los oscurecen.

3.- Zapatos

Los zapatos más sucios por el paso del tiempo tampoco se resistirán a la pasta de dientes.

4.- Gafas de natación

Al limpiarlas con pasta de dientes se formará una capa invisible protectora que evitará que las gafas de natación se empañen.

5.- Manchas de agua en los muebles de madera

Si pones un vaso con agua sobre una mesa o un mueble, es normal que se quede un cerco con la mancha de agua. Ahora podrás eliminarla gracias a la pasta de dientes .

6.- Manchas de tinta en la ropa

¿A quién no se le ha manchado la blusa o el pantalón con tinta de boli? Pues a más de uno y cuando la ha visto se ha quedado con la cara de enfado sabiendo que esa mancha no iba a salir. Ahora, esta temida mancha ya no será para tanto, puesto que tan sólo habrá que tener a mano un poco de pasta de dientes, ponerla sobre la mancha, frotar, dejar secar y al día siguiente lavar.

7.- Manchas de tinte del pelo

Si te tintas en casa y no puedes evitar dejarte algún que otro ramalazo de tinte por el cuello, frente o sien, ahora con un poco de pasta de dientes, parecerá que el color y el resultado final es de peluquería.

8.- Picaduras de mosquito

Si los mosquitos te acribillan en verano, el que viene te podrás relajar, ya que la pasta de dientes no evitará que te piquen, pero sí te aliviará la sensación de picazón.

9.- Fuera olor de manos

No hay nada peor que cocinar o comer algo con las manos y que se quede el olor a productos como el ajo, la cebolla o las gambas. Y es que por mucho que se laven las manos el olor permanece inmune, como si el agua y el jabón no hicieran efecto. Si tienes a mano pasta de dientes, échate un poco y frótate las manos.

10.- Quitar arañazos de los CD

La pasta de dientes sirve para reparar los arañazos de los CD y DVD que impiden muchas veces que el cabezal pueda leerlos. Se aplica un poco de pasta sobre la superficie y se esparce con el dedo en forma de círculos. Después, con una bayeta húmeda se eliminan los restos.

11.- Masilla para la pared

Si se necesita tapar algún boquete de la pared y no se tiene a mano la típica masilla, con un poco de pasta de dientes podrás salvar los muebles -nunca mejor dicho-. Usa el dentífrico como si fuera la masilla, alisa con una pala y espera que se seque.