El Hospital de Cruces incorpora un nuevo aparato de radioterapia que mejora el tratamiento del cáncer

El lehendakari Iñigo Urkullu ha destacado que con el nuevo acelerador lineal «se reduce el número de intervenciones y la toxicidad en el paciente, pasando de 25 sesiones por persona a 15»

EUROPA PRESSbilbao

El Hospital Universitario de Cruces, en Barakaldo cuenta con un nuevo acelerador lineal que permitirá una mejor coordinación e integración entre los servicios para beneficio del paciente oncológico, que ha supuesto una coste de 2.735.000 euros, «la inversión económica en reposición de material sanitario más importante de toda la actual legislatura», según ha destacado el lehendakari, Iñigo Urkullu.

Urkullu, acompañado del consejero de Salud, Jon Darpón, y del director general de Osakidetza, Jon Etxebarria, ha visitado este lunes este nuevo servicio, que atiende a más de 1.600 pacientes nuevos cada año y es «centro de referencia de radioterapia» en tumores pediátricos de Bizkaia, Álava y Cantabria.

Se trata de un acelerador lineal de 4 Dimensiones que mejora el tratamiento del paciente oncológico, que cuenta con la tecnología más avanzada en este campo. El nuevo y moderno aparato sustituye al primero con que contó el hospital, manteniéndose en tres el número de estos equipamientos que están adscritos al servicio de Radioterapia para tratar el cáncer utilizando radiaciones ionizantes. El nuevo acelerador lineal añade mejoras en el tratamiento del paciente oncológico, ya que tiene la capacidad de realizar técnicas especiales en casos muy seleccionados, la mayoría, casos o estadios muy precoces de tumores en diferentes localizaciones, y con muy baja carga tumoral.

El lehendakari ha señalado, en este sentido, que gracias a este nuevo acelerador, «en esos casos de tumores precoces y baja carga tumoral, el nuevo equipamiento se puede convertir en alternativa a la cirugía obteniendo similares resultados lo que va a beneficiar sin duda a muchas personas y a los resultados en salud». Esta nueva generación de aparatos de Radioterapia externa permite tratamientos denominados 4D e irradiar el tumor en movimiento. Gracias a la evolución de la tecnología en este campo, se ha pasado de realizar tratamientos dibujados en una radiografía (2D), a realizar tratamientos dibujados en un TAC, una Resonancia Magnética, o un PET/TAC, a poder fusionar estas imágenes y dibujar sobre ellas con gran precisión el volumen tumoral. Es lo que se venía realizando hasta ahora en el centro sanitario, conocidos como tratamientos radioterápicos en 3D.

No obstante, cuando el tumor cambia debido a su movimiento, como es el caso del nódulo pulmonar tumoral con la respiración del paciente (aumenta y reduce su tamaño), era preciso utilizar campos grandes para radiar el nódulo en todos los movimientos respiratorios, afectando con ello a tejido sano. El «gran» avance que permite este nuevo acelerador es irradiar siguiendo el movimiento, lo que se denomina tratamientos en 4 D. Así, se realiza un TAC con movimiento (4D) para obtener el volumen del tumor, poderlo dibujar y ver en movimiento. Gracias a ello, el nuevo acelerador consigue mayores niveles de control tumoral, y puede aumentar la dosis sobre el tumor a la vez que tiene un menor efecto sobre el tejido sano.

En ese sentido, Urkullu ha destacado que el nuevo acelerador «reduce el número de intervenciones y la toxicidad en el paciente, pasando de una media de 25 sesiones por paciente a 15, lo que permitirá también aumentar el número de pacientes tratados así como reducir el tiempo de tratamiento por sesión». Además, en los casos de tumores precoces ofrece una alternativa a la cirugía «con similares resultados en la salud de las personas». Asimismo, el lehendakari ha señalado que «se trata de una inversión en nueva tecnología al servicio de la salud que supone la inversión económica en reposición de material sanitario más importante de toda la actual legislatura».

El equipo humano de Oncología Radioterápica está compuesto por diferentes profesionales con alta cualificación profesional. En turno de mañana y tarde, 48 profesionales entre médicos, físicos, enfermeras, técnicos de radioterapia atienden a 150 pacientes cada día, 50 por cada acelerador. En concreto, el nuevo acelerador supone la incorporación de dos nuevos médicos y dos nuevas enfermeras al servicio para atender a 1.600 pacientes nuevos cada año. Urkullu ha asegurado que el Gobierno vasco está «comprometido» con los objetivos del Plan de Salud Euskadi 2013-2030. «Necesitamos seguir dando respuesta a la población de más edad, a las enfermedades crónicas y a la dependencia» ha dicho, para añadir que «estamos preparados».

Según ha indicado, la red de Organizaciones Sanitarias Integradas (OSI) «sitúan al paciente en el centro de actuación y ofrecen un servicio más eficiente y sostenible». El lehendakari ha señalado que el cáncer es «una enfermedad ligada, entre otros factores, al envejecimiento y hoy en Euskadi, gracias a la mejora del diagnóstico y del tratamiento, el cáncer se ha convertido en una enfermedad crónica más, y los porcentajes de personas afectadas son similares a las tasas de los países europeos y los resultados en salud también». El lehendakari ha recordado que este año se han realizado 117.000 mamografías y detectado 598 cánceres de mama. Asimismo, ha indicado que en esta legislatura se ha completado el despliegue del programa de cribado de cáncer colorectal, alcanzando una participación del 70%.

Nuevos aceleradores

El Hospital Universitario Basurto contará en los próximos meses con un acelerador similar, lo que supone un paso cualitativo en la coordinación de servicios en pro de la mejora de la atención de los pacientes, en la integración de los mismos para ser más eficaces y en la sostenibilidad del sistema.

Asimismo, en los presupuestos del próximo año se ha reservado una partida para la compra de otro acelerador que se destinará al Hospital Universitario Donostia y que entrará en funcionamiento en el año 2017 en sustitución de uno de los aceleradores actuales. Por último, Urkullu ha agradecido el «trabajo y compromiso» del equipo humano de Oncología Radioterápica y ha asegurado que, «gracias a los avances tecnológicos y científicos, gracias a la cada vez mayor preparación y especialización de los profesionales, el cáncer, hoy en día, se está convirtiendo en una enfermedad crónica curable».