Diccionario feminista de andar por casa

Diccionario feminista de andar por casa

Glosario de términos oficiales, consensuados y espontáneos relativos a la igualdad entre hombres y mujeres

ITSASO ÁLVAREZ

El poder de la palabra es el poder de escoger los valores que van a guiar una determinada sociedad pero más aún, es el poder de crear una determinada realidad. Si acudimos al diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE), 'hombre' es, en la primera de sus acepciones, el «ser animado racional, varón o mujer», mientras que la 'mujer' se reduce a la «persona del sexo femenino». En 2009, Alda Facio, escritora, abogada, elaboró la primera versión del denominado 'Diccionario de la transgresión feminista'. Era un ejercicio «divertido», como dijo, pero «indispensable si queremos tener poder para transformar nuestras sociedades». También se ha escrito un 'Diccionario crítico del feminismo' y 'Palabras para la igualdad. Biblioteca básica vecinal', además de numerosas guías de género, entre otros textos similares. Hoy recabamos una selección de algunas de las palabras que se utilizan a la hora de hablar de feminismo y de asuntos relacionados con las mujeres.

Acción positiva. Hoy se utiliza más 'discriminación positiva'. Es un concepto que surge en Estados Unidos en los 60 como parte de las estrategias puestas en marcha para luchar contra las desigualdades, sobre todo de carácter laboral, que sufren distintos colectivos por razón de su sexo, raza, origen, religión, etcétera. El Comité para la Igualdad entre mujeres y hombres del Consejo de Europa define acción positiva como las «estrategias destinadas a establecer la igualdad de oportunidades por medio de medidas que permitan contrastar o corregir aquellas discriminaciones que son el resultado de prácticas o sistemas sociales».

Agente para la igualdad de oportunidades. Impulsada por la Unión Europea en la década de los 80, es una figura reconocida cuyas competencias profesionales se refieren al «diseño, gestión y evaluación de programas de acción positiva referidos a la igualdad de oportunidades para la mujer en los terrenos de la educación, formación profesional, empleo y, en general, todas las formas de participación ciudadana».

Androcentrismo. Montserrat Moreno, en 'Cómo se enseña a ser niña: el sexismo en la escuela', señala que el androcentrismo consiste en considerar al hombre como el centro del universo, como la medida de todas las cosas. Desde el punto de vista social, argumenta, comprende «un cúmulo de discriminaciones e injusticias hacia las mujeres, ya que impregna el pensamiento político, religioso, científico y filosófico, aún en la actualidad. Tantos siglos de ver el mundo de esa manera nos lleva a pensar que son verdades inamovibles, incapacitándonos, en ocasiones, para la reflexión y la crítica». Moreno advierte que las mujeres también participan del pensamiento androcéntrico siendo, en ocasiones, defensoras y transmisoras del mismo.

Brechas de género. Son las diferencias que exhiben los sexos en cuanto a oportunidades, acceso, control y uso de los recursos que les permiten garantizar su bienestar y desarrollo humano. Las brechas de género son construidas sobre las diferencias biológicas y son el producto histórico de actitudes y prácticas discriminatorias tanto individuales como sociales e institucionales, que obstaculizan el disfrute y ejercicio equitativo de los derechos ciudadanos por parte de hombres y mujeres.

Coeducación. Método de intervención educativo que va más allá de la educación mixta y cuyas bases se asientan en el reconocimiento de las potencialidades e individualidades de niñas y niños, independientemente de su sexo. La coeducación es, por tanto, educar desde la igualdad de valores de las personas.

Cuota de participación. Reserva de una determinada cantidad o espacio de participación con objeto de que diferentes colectivos puedan compartir actividades sociales, políticas y económicas.

Ecofeminismo. La primera vez que se utilizó el término fue en los años 70, por la socióloga Virginia Henderson (1897-1941), quien sentó las bases de un movimiento que denuncia «la apropiación masculina de la agricultura y la reproducción». Es decir, la apropiación de los hombres de la fertilidad de la tierra y la fecundidad de la mujer. El término lo acuñó después François Deabuonne, una socióloga francesa que lo definió como una crítica a la modernidad desde el feminismo y el ecologismo y que estableció la conexión ideológica que existe entre la explotación de la naturaleza y de las mujeres en el interior del sistema patriarcal. Hoy en día se habla de ecofeminismos, en plural, ya que hay diferentes tendencias dentro del mismo. En general, el ecofeminismo defiende las características que las sociedades patriarcales le atribuyen a las mujeres como el cuidado de otros seres y del planeta al tiempo que critica la sobreexplotación de la tierra y la mercantilización de la sexualidad femenina.

Empoderamiento. Es un término tomado del inglés. En el feminismo se usa en el sentido de conceder el poder a las mujeres como grupo de personas discriminadas para mejorar sus condiciones de vida a través de sus propias acciones.

Enfoque de género. Es una forma de observar la realidad en base a las variables sexo y género y sus manifestaciones en un contexto geográfico, cultural, étnico e histórico determinado. Reconoce que el género es una construcción social y cultural que se produce históricamente y, por tanto, es susceptible de ser transformada. Toma en cuenta además, las diferencias por clase, etnia, raza, edad y religión. Hablar de género significa dejar de creer que los roles sociales y culturales asignados a hombres y mujeres son naturales.

Estereotipos de género. Son los mitos, los hábitos o los rasgos físicos y psíquicos que las culturas determinan como apropiados (virtudes) o inapropiados (defectos) para cada sexo. No siempre coinciden de una sociedad a otra y condicionan nuestra manera de pensar, vivir y prejuzgar a las personas. Limitan y coartan las aspiraciones y deseos propios y ajenos, además de establecer modelos rígidos de hombre y de mujer.

Feminicidio. Marcela Lagarde, antropóloga y feminista mexicana, castellanizó el término. Alude a la realidad que sufren las mujeres en el mundo, ya que entre los 15 y los 44 años tienen una mayor probabilidad de ser mutiladas o asesinadas por hombres que de morir de cáncer, malaria, accidentes de tráfico o guerra combinados. Los datos son claros. Cada año, entre 1,5 y tres millones de mujeres son víctimas de la violencia de género. La mutilación genital, que conduce en muchos casos a la muerte, sigue practicándose en muchos países. La falta de cuidados médicos implica el fallecimiento de 600.000 mujeres al año durante el parto. Las mujeres son las pobres entre los pobres, se producen asesinatos de honor y por la dote y está el tráfico de mujeres procedente de los países pobres.

Feminismo. La Real Academia de la Lengua (para la mayoría de los grupos feministas, la RAE no representa la pluralidad ni evoluciona conforme a los avances sociales en igualdad) define como doctrina social favorable a la mujer a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres. En una segunda acepción, habla del movimiento que exige para las mujeres iguales derechos ue para los hombres. Nuria Varela considera, en 'Feminismo para principiantes', que según esta definición el hombre es el modelo al que equipararse y de esta forma las mujeres quedan sin derechos propios (por ejemplo. el del aborto). Victoria Sau propone en su 'Diccionario ideológico feminista' que el feminismo es un movimiento social y político que se inicia a finales del siglo XVIII y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación y explotación de que han sido objeto en el seno de la sociedad patriarcal, lo cual les mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que se requieran. La escritora, profesora y filósofa francesa Simone de Beauvoir definió el feminismo como un "modo de vivir individualmente y de luchar colectivamente", aportando el punto de vista de la individualidad. Y otra de las autoras clave de la teoría feminista, Celia Amorós, señala en 'La idea de igualdad' que entendemos por feminismo, de acuerdo con una tradición de tres siglos, un tipo de pensamiento antropológico, moral y político que tiene como su referente la idea racionalista e ilustrada de igualdad entre los sexos".

Feminismo espontáneo. El que sienten y practican muchas mujeres que no se reconocen como feministas porque no saben lo que es realmente o porque temen lo que de él se dice. Algunas reconocen que no pudieron elegir casi nada en sus vidas pero hacen lo posible por allanarle el camino a las mujeres más jóvenes o a sus propias hijas.

Feminismo radical. No hace alusión a una excesiva beligerancia o fanatismo como la palabra radical sugiere. Esta corriente sostiene que para lograr eliminar la desigualdad social es indispensable atacar la raíz del problema, en este caso, el patriarcado, por tratarse de la forma de dominación más antigua y expandida que se conozca, según opinan sus seguidoras. Todas las vertientes del feminismo radical propugnan una reorganización de la sociedad que no esté basada en roles de género ni en la idea de la superioridad o inferioridad de cualquiera de los sexos así como en la eliminación de estereotipos o prácticas culturales basadas en esas ideas. El feminismo radical tuvo su origen en la llamada 'Segunda ola del feminismo' de los años 60. Hoy estaríamos en 'La cuarta ola'.

Ginopia. Palabra que las feministas emplean para describir a una de las manifestaciones del sexismo que se expresa en la imposibilidad de ver a las mujeres o a lo asociado con lo femenino.

Igualdad. Es un derecho humano No se refiere a cualidades que deben tener todas las personas, sino al idéntico valor que se le debe dar a todas ellas por el sólo hecho de nacer. Es un concepto que ha sido mal entendido como la exigencia de tratar a todo el mundo como si fueran idénticos y por ello muchas mujeres rechazan este concepto.

Invisibilización de la mujer. El trabajo de la mujer es invisible porque sus actividades reproductivas (que requieren de tiempo y esfuerzo) no se valorizan económicamente.

Machismo. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres. Las actitudes machistas rebajan a las mujeres a meros objetos al servicio del hombre. 

Mujer en desarrollo. Es el proceso de integración de la mujer al desarrollo por medio de proyectos productivos que aumentan su producción y productividad, su ingreso y su habilidad de atender el hogar, haciendo este proceso más eficiente y efectivo.

Como reacción al énfasis dado al hombre como responsable de la familia por los programas y proyectos de desarrollo en varios países comenzaron a formularse y ejecutarse proyectos dirigidos especialmente a las mujeres, sobre todo en el ámbito rural. En la práctica, la mayor parte fracasaron en su intento de mejorar la vida de las mujeres, por no generar espacios de participación al hombre, creando muchas veces conflictos familiares (hombre-mujer). Por estas experiencias negativas para alcanzar la sostenibilidad en el manejo de los recursos naturales renovables, actualmente se están formulando proyectos bajo el enfoque de 'género'.

Perspectiva de género. Es un método para analizar de una forma más equitativa la sociedad en la que vivimos y asegurar que mujeres y hombres influyan, participen y se beneficien de igual manera en todos los ámbitos de la política, la sociedad y la cultura. También se denomina 'enfoque o dimensión de género', así como 'mainstreming' o transversalidad. Dos de sus principales objetivos, recogidos por Emakunde-Instituto vasco de la Mujer, son modificar la posición de desigualdad y subordinación de las mujeres en relación a los hombres en los campos económico, político, social, cultural y étnico y abordar aspectos de la condición de las mujeres que tienen que ver con las circunstancias en las que viven: ingresos, salud, vivienda, etcétera, con el fin de mejorar su vida cotidiana. Su origen institucional se remonta a la Cuarta Conferencia sobre la Mujer de Pekín, en 1995, que lo consideró elemento estratégico para promover la igualdad. Desde 1997 está incorporada a todos los programas y proyectos de Naciones Unidas.

Planes de igualdad. Estrategias encaminadas a lograr la participación activa de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad mediante la definición de unos objetivos que se concretan en actuaciones a corto y medio plazo. Las actuaciones implican a las diferentes entidades de la administración publica y a los agentes sociales. En función de su ámbito territorial de actuación existen planes de igualdad comunitarios, estatales, regionales y locales.

Roles de género. Si el género designa diferencias entre hombres y mujeres por razones sociales y culturales, estas diferencias se manifiestan por los roles (reproductivo, productivo y de gestión comunitaria), que cada uno desempeña en la sociedad así como en las responsabilidades, conocimiento local, necesidades y prioridades en el acceso, manejo, uso y control de los recursos. Según la Fundación Mujeres, el concepto de género surge a mediados del siglo XX para poner de relieve las diferencias entre hombres y mujeres que se construyen y que no se entienden desde sus componentes biológicos.

Sexismo. Es la creencia de que el sexo masculino es superior al femenino. No siempre es explícita, sino que es mantenida y apoyada por una infinidad de creencias, prácticas, acciones, valores, actitudes que se expresan en el lenguaje, las representaciones mediáticas, los estereotipos, las creencias religiosas, las creencias sobre la maternidad, etcétera, y que hacen que esa dominación sea aceptable en la sociedad.

Sororidad. Es una dimensión ética, política y práctica del feminismo contemporáneo. Este término enuncia los principios ético políticos de equivalencia y relación paritaria entre mujeres. Se trata de acordar de manera limitada y puntual algunas cosas con cada vez más mujeres. Sumar y crear vínculos. Asumir que cada una es un eslabón de encuentro con muchas otras y así de manera sin fin. El mecanismo más eficaz para lograrlo es dilucidar en qué estamos de acuerdo y discrepar con el respeto que le exigimos a mundo para nuestro género. Los pactos entre nosotros son limitados en el tiempo y tienen objetivos claros y concisos, incluyen, también, las maneras de acordarlos, renovarlos o darles fin. La definición la propone Marcela Lagarde en 'La política de las Mujeres' (1997).

Techo de cristal. Es una barrera invisible que se encuentran las mujeres en un momento determinado en su desarrollo profesional, de modo que una vez llegado a este punto muy pocas franquean dicha barrera, dejando estancada su carrera profesional. Las causas de este anquilosamiento provienen en su mayor parte de los prejuicios empresariales sobre la capacidad de las mujeres para desempeñar puestos de responsabilidad, así como sobre su disponibilidad laboral ligada a la maternidad y a las responsabilidades familiares y domésticas, actividades que suelen coincidir con las fases de itinerario profesional ligadas a la promoción profesional.

Teoría feminista. Las teorías feministas parten de que la armonía y la felicidad son más importantes que la producción, el poder y la propiedad, porque consideran que todas las personas son parte de una red humana de la cual todas dependen, de modo que lo que le pase a una persona afecta a la otra. De esta manera, así como la persona oprimida es deshumanizada, la opresora también pierde su pertenencia a la humanidad en el tanto y en el cuánto oprima a otra vida.

Transgresión feminista. Acción o conjunto de acciones individuales o colectivas que van contra las normas y costumbres impuestas a las mujeres por el patriarcado y que tienen como fin erradicar todas las formas de opresión.

Transversalidad. Integrar sistemáticamente las situaciones, prioridades y necesidades respectivas de mujeres y hombres en todas las políticas, con vistas a promover la igualdad entre hombres y mujeres y recurrir a todas las políticas y medidas generales con el fin específico de lograr la igualdad, teniendo en cuenta activa y abiertamente, desde la fase de planificación sus efectos en las situaciones respectivas de unas y otros cuando se apliquen supervisen y evalúen.

Tripe rol. Término usado para referirse a la participación femenina tanto en funciones productivas como reproductivas y de gestión comunal a la vez. Tradicionalmente este término se ha aplicado para visualizar la carga laboral de la mujer por su participación en los tres roles: tareas que contribuyen económicamente al hogar, las actividades que comprenden el cuidado y el mantenimiento del hogar y la organización colectiva de eventos sociales y servicios, que implica una considerable cantidad de tiempo voluntario.

Violencia de género. En 1999 la Comisión Europea definió como todo tipo de violencia ejercida mediante el recurso o las amenazas de recurrir a la fuerza física o al chantaje emocional, incluyendo la violación, el maltrato a las mujeres, el acoso sexual, el incesto y la pederastia.

Violencia doméstica. Toda forma de violencia física, sexual o psicológica que pone en peligro la seguridad o el bienestar de algún miembro de la familia. Recurrir a la fuerza física, psicológica o sexual contra cualquier persona que conviva bajo el mismo techo. Cualquier miembro de la familia puede sufrirla, mientras que la violencia de género sólo la pueden sufrir las mujeres.