EE UU aprueba la venta de la viagra femenina

Pies de una pareja en la cama./
Pies de una pareja en la cama.

La flibanserina se convertirá en la primera píldora en el mercado que incrementa el deseo sexual de la mujer

COLPISA / AFPWashington

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado la comercialización de la flibanserina, que se convertirá en la primera píldora en el mercado que incrementa el deseo sexual de la mujer.

La FDA, que había rechazado en dos oportunidades el medicamento, en 2010 y 2013, finalmente siguió las recomendaciones formuladas en junio pasado por un comité consultivo de expertos en favor de su puesta a la venta, que se realizará bajo el nombre de Addyi.

"La decisión brinda a las mujeres preocupadas por su bajo deseo sexual una opción de tratamiento aprobado", ha dicho Janet Woodcock, directora del Centro para Evaluación e Investigación de la FDA.

La FDA aprobó el Addyi específicamente para una condición conocida como "desorden de deseo sexual hipoactivo generalizado adquirido (HSDD por su sigla en inglés)", señala la agencia en un comunicado.

El medicamento es un agente no hormonal que actúa sobre los neurotransmisores en el cerebro para tratar una condición conocida como trastorno del deseo sexual hipoactivo, es decir, pérdida del interés en el sexo.

Pero puede tener importantes efectos secundarios como náuseas, somnolencia, caída de la presión arterial y desmayos.

Según documentos disponibles en el sitio en internet de la FDA sobre un ensayo clínico, las mujeres que tomaron flibanserin indicaron haber tenido en promedio 4,4 experiencias sexuales satisfactorias en un mes, contra 3,7 en el grupo que consumió el placebo y 2,7 antes de que se comenzara el estudio.

En junio de este año y tras rechazarlo en dos ocasiones en años anteriores, un equipo de expertos pidió a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) que aprobara el fármaco flibanserina, aunque sólo bajo prescripción médica y con medidas adicionales para controlar los riesgos.