¿Cómo se alerta a los conductores de la altura máxima de un túnel?

Un camión se aproxima a una señal de altura máxima /
Un camión se aproxima a una señal de altura máxima

El accidente de Lille recuerda la importancia del control de gálibo y lo inadecuada que es, en ocasiones, su señalización. Repasamos la normativa y los sistemas más eficientes para mejorar la seguridad

SERGIO EGUÍA

Parece imposible, pero lo imposible a veces sucede. El domingo resultaron heridos 34 jóvenes al norte de Francia porque el autobús en el que viajaban, que unía Bilbao y Amsterdam, se empotró contra el techo del túnel por el que intentó pasar. El hueco tenía 2,60 metros. El vehículo medía 3,65 metros. El conductor no reparó en la señalización. Quizá no era suficiente. El hecho es que dio por hecho que tenía espacio suficiente.

¿Cómo se llegó a ese extremo? Según citan fuentes de la investigación del siniestro, debe existir una prohibición circular por toda la circunvalación en la que está el fatídico túnel para vehículos pesados. Un autocar es por definición un vehículo pesado, no hay duda en el código de circulación. Así que quizá hubiera debido tomar otra ruta. Aunque el GPS le insitía en que ese era el camino correcto, según ha declarado el chófer. Además, al amanecer (el accidente se produjo a las 5.29 horas), no es fácil ver todas las señales que hay en una vía. Especialmente si es de mucho tráfico. El embajador español en Francia también ha considerado que la señalización de este minitunel no era la adecuada.

Por otro lado, tampoco funcionó -ya no existe- el pórtico con láminas metálicas para marcar el gálibo que debía estar 150 metros antes del túnel. Lo colocaron en 2014, pero había sido arrancado ya en dos ocasiones por camiones imprudentes. De hecho, las autoridades locales contemplaban la instalación de dispositivos de seguridad adicionales como semáforos con luces parpadeantes o la incorporación de la altura de los viaductos en los sistemas de navegación asistida por GPS. «Hemos visto varias camionetas empotrarse, pero un autobús es la primera vez», declaró el domingo Christian Janssens, primer teniente de alcalde de La Madeleine, cerca de Lille.

No es habitual que exista un túnel con el techo a solo 2,60 metros. En España, de manera general los buses pueden medir 4 metros. Hasta 4,20 si son urbanos. Un camión puede irse a los 4,50 metros. Entonces, ¿qué es lo que se puede hacer y cómo se señala correctamente la limitación de altura de un paso?

Por increíble que parezca, este tipo de accidentes -con consecuencias menos traumáticas, por fortuna- suceden más a menudo de lo que se piensa. Hace solo unos meses que un camión se empotraba en el puente azul por el que discurre la vía férrea Vitoria-Madrid al comienzo de la avenida de Gasteiz de la capital alavesa. En ese punto, la verdad es que no hay señalización muy llamativa.

Pero incluso donde existe no se evitan los sustos. Muy cerca, en el Paseo de la Senda también de la capital vasca, hay un pequeño paso que sí que cuenta con una de las medidas más avanzadas. Se trata de un detector de gálibo. Un chivato colocado unos metros antes que detecta vehículos más altos que el puente y empieza a pitar para alertar al conductor. También se ilumina una pantalla colocada en el mismo puente. Es el tipo de alertas con las que se completan los grandes túneles europeos. En el catalán de Cadí, sin ir más lejos, -es el cuarto más largo de España- para evitar la entrada de vehículos con una altura excesiva se activan unas señales de advertencia que informan al conductor de que debe detenerse en el apartadero condicionado por ello junto al poste SOS más cercano.

Una cortina de agua

Más radicales son en Australia. En Sidney decidieron coger el toro por los cuernos y optaron por un ingenio denominado 'softstop' Es imposile que ningún conductor despistado se la salte. Aunque el GPS insista. Cuando detecta un vehículo con medidas inadecuadas, se activa una cortina de agua sobre la que se proyecta luz formando una enorme señal de STOP a la entrada del túnel. Solo un cañonazo de los AC/DC podría ser más efectivo.

Claro que todos estos sistemas no son obligatorios en España. La cortina de agua de las antípodas no tiene ni reflejo en la normativa y no se podría instalar sin cambios normativos Todo lo que dice nuestra legislación sobre los controles de gálibo es que donde la altura disponible sobre la plataforma sea inferior a 4 metros, se señalizará la limitación por medio de una señal R-205, colocada de manera que se disponga de espacio suficiente para que los vehículos que excedan de dicha altura se puedan desviar por otro camino o, en su caso, dar la vuelta. Es decir, si la autoridad competente coloca una señal circular de las de borde rojo con un número -la altura del paso- entre dos flechas, una encima y otra debajo, ya se considera que el túnel o puente a quedado correctamente señalizado. En las estructuras -en la pared de entrada del subterráneo- se advertirá del gálibo mediante una placa adosada a las mismas, visible en el sentido de la marcha.

Eso sí, adicionalmente se recomienda colocar un pórtico comprobador del gálibo real antes de llegar a la sección con altura limitada. Uno como el que ya se ha colocado en Lille en dos ocasiones y que sendos camioneros se llevaron por delante El pórtico de láminas solo logra evitar un accidente, el primero, y por generando uno de menores consecuencias. Luego hay que remplazar la estructura.