Compensan con 100.000 euros a un hombre tras operarle de la columna 4 veces en 5 meses

El paciente precisa muletas para caminar debido a las secuelas que le han dejado las sucesivas intervenciones

MARÍA JÓSE CARRERObilbao

La compañía aseguradora de Osakidetza deberá compensar con 100.000 euros a Yukel H.A., un ciudadano turco domiciliado en Vitoria, por las secuelas que le han quedado tras ser operado cuatro veces de la columna vertebral en el plazo de cinco meses. Los hechos se remontan al año 2012. Después de varios meses de dolores en las piernas que le dificultaban la marcha, los médicos del Hospital Santiago de Vitoria plantearon al paciente una cirugía para eliminar una tumoración de grasa a nivel de la vértebra dorsal 11 que le comprimía la médula espinal, según se desprendía de la imagen obtenida a través de una resonancia magnética.

La intervención se realizó el 3 de febrero sin que se registraran mayores complicaciones, según la demanda presentada por el paciente a través del despacho de abogados Gómez Menchaca. De hecho, el paciente pasó a planta horas después. Al día siguiente, siguió evolucionando favorablemente, pero hacia las tres de la madrugada del 5 de febrero experimentó un retroceso que quedó reflejado por escrito. "A primera hora presenta pérdida de fuerza y sensibilidad en las extremidades inferiores", señaló la enfermera encargada de hacer el seguimiento. El neurocirujano que le operó encargó un escáner pero, al ser festivo, esta prueba se demoró hasta las cinco de la tarde. Una vez realizado el TAC, se optó por una intervención de urgencia para descomprimir la médula. Tras esta segunda operación, pasó dos días en la UCI.

Hospitalización

La demora de 14 horas para operarle por segunda vez acarreó una pérdida de oportunidad al paciente
El paciente estuvo siete meses hospitalizado en tres centros: Santiago de Vitoria, Cruces y Leza

Nuevas complicaciones y la dificultad para caminar obligaron a intervenirle otra vez el 19 de febrero. El 13 de marzo le trasladaron a la unidad de lesionados medulares de Cruces, donde fue tratado hasta el 4 de abril. Del hospital vizcaíno pasó al de Leza, en la Rioja alavesa, para continuar con el tratamiento rehabilitador hasta el 20 de julio, fecha en la que fue otra vez al quirófano para someterse a la cuarta operación. Cuando recibió el alta hospitalaria, el día 31 de julio, Yukel H.A, caminaba con muletas debido a la dificultad para mover ambas piernas.

En estas condiciones, volvió al hospital de Leza, en donde permaneció hasta el 7 de septiembre. Después de esta sucesión de cirugías y hospitalizaciones, este vecino de Vitoria ha quedado con una "paraplejia incompleta con trastorno de esfínteres". Estas secuelas que le impiden trabajar la han llevado a reclamar una indemnización a Osakidetza. La titular del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Vitoria ha atendido los argumentos de sus abogados y dictado una sentencia en la que se establece una compensación de 100.000 euros.

El perito del Servicio Vasco de Salud consideró que la lesión inicial del paciente era tan grave que su evolución le habría provocado un daño irreversible si no hubiera sido operado. Añadió que las complicaciones del postoperatorio, aunque poco frecuentes, son posibles y que el enfermo fue informado previamente de la posibilidad de que se produjeran. Frente a esta tesis, el perito aportado por los letrados de Yukel atribuyó lo ocurrido al hecho de que la segunda operación se demoró catorce horas y que esta tardanza en actuar acarreó "una pérdida de oportunidad" para lograr un mejor resultado.