Se necesita actor porno japonés

El actor japonés Shimiken asegura rodar 21 escenas a la semana./
El actor japonés Shimiken asegura rodar 21 escenas a la semana.

La industria nipona del cine para adultos precisa con urgencia intérpretes masculinos: ahora sólo hay 70 profesionales para 10.000 mujeres

KOLDO DOMÍNGUEZ

Shimiken no puede más. Está exhausto. El actor porno más famoso de Japón -algo así como el Nacho Vidal de oriente- ha lanzado un SOS porque se le acumula el trabajo. En una industria tan estajanovista como el cine para adultos, es imprescindible tener suficiente mano de obra cualificada para que los engranajes del negocio no decaigan. Pero en Japón andan cortos de personal que dé la talla. Según ha aireado el propio Shimiken en su mensaje a la desesperada, en estos momentos sólo hay en activo 69 actores profesionales (con él son 70), mientras que son cerca de 10.000 las actrices que ruedan habitualmente este tipo de películas.

"A día de hoy hay menos actores X en Japón que tigres de Bengala en el mundo. ¿Estos animales son una especie en peligro de extinción? Nosotros sí que estamos en peligro", se ha quejado públicamente Shimiken, que ha hecho un llamamiento para que más compatriotas se animen a lucir todas sus dotes, incluidas las interpretativas, delante de las cámaras. El actor tiene 35 años y en el porno nipón su fama alcanza un tamaño incomparable. Para medirla, sólo hace falta comprobar que ha rodado más de 7.500 escenas con 8.000 mujeres. Pero ahora, Ken Shimuzo, su verdadero nombre, necesita que alguien le eche una mano porque ni él ni sus compañeros en activo pueden atender tantas ofertas de trabajo como reciben. Cada semana debe dar la talla en 21 secuencias sexuales, un ritmo que le empieza a pasar factura. "Empecé a trabajar con 19 años y, aunque me encanta y seguiría toda mi vida, acabo extenuado y cuando ya no puedo más tengo que recurrir a la viagra", confiesa el actor, que gana 23.000 dólares por semana.

Los productores locales no buscan que actores de otros países se asienten en su país. Lo que la industria X nipona necesita con urgencia son nuevas estrellas patrias que mantengan el canon físico del actor japonés, de ahí que Shimiken esté dispuesto a enseñar todos sus secretos a cuantos aspirantes deseen iniciarse en este negocio, que cada año mueve más de 20.000 millones de dólares en el archipiélago del Sol Naciente.

Nadie ha dado con la explicación al aparente desinterés de los hombres japoneses por el porno. Por rodar porno. Según algunas opiniones, esta preocupante situación se debe a la pérdida de interés por el erotismo que se ha detectado en la sociedad del país (sobre todo en los varones), que incluso ha provocado la aparición de "soshoku danshi", algo así como "hombres herbívoros, a dieta", jóvenes a los que no les importa el sexo. "Mentalmente, los hombres se han ablandado, son menos machos. Muchos han perdido la confianza y no saben cómo expresar su libido. Por eso faltan hombres en la profesión", analiza Yuko Shiraki, reconocida actriz porno también preocupada por el "agotador trabajo de nuestros pobres protagonistas masculinos".