Correr es caro

Corredores en la maratón de Nueva York. /
Corredores en la maratón de Nueva York.

Realizar una maratón se ha convertido en un negocio muy lucrativo y cada día se paga más caro el kilómetro

ISAAC ASENJOMadrid

Correr está de moda. Raro es quien hoy en día no se autoproclama runner. Y ya no es cosa de cobardes. Pero hacer una maratón son palabras mayores. Hablamos de una de las pruebas atléticas más espectaculares y su historia está cubierta de heroicidad y anécdotas para el recuerdo. Hay quien ha ganado el oro en unos Juegos Olímpicos completando descalzo la distancia de de 42.195 metros como el etíope Abebe Bikila en 1960. También los que se han dejado la vida intentando la hazaña como William Caviness, un bombero que falleció en plena prueba, a menos de 500 metros de la meta en Chicago. O quien llega a ella, como la corredora Amber Miller que dio a luz nada más terminar la prueba.

Otros maratones fascinantes

En nuestro planeta existen escenarios espectaculares en los que desde hace años se lleva desarrollando esta mítica prueba

1) Patagonia

La Patagonian International Marathon discurre entre enormes montañas nevadas, lagos luminiscentes, grandiosas cascadas y paisajes multicolores. Existen cuatro distancias: ultramaratón (63 km), maratón (42 km), media maratón (21 km) y 10 kilómetros. En la carrera del año pasado se alcanzó la cifra de 1.000 corredores, un número que se espera superar en 2015. Las inscripciones oscilan entre los 88 y los 135 euros.

2) Antártida

La Antartic Ice Marathon es una de las pruebas más duras que existen en el circuito maratoniano, y hasta llegar a la línea de salida es toda una odisea. La carrera se desarrolla alrededor de hermosas montañas, entre glaciares y en un paisaje yermo cubierto por la nieve y el hielo. La temperatura media en la carrera de -20 °C y los vientos catabáticos explican el hecho de que todos los corredores vayan ataviados con ropa de invierno y botas, un vestuario nada cómodo para correr pero que se hace fundamental en estas latitudes.

3) Muralla China

La fama de este peculiar maratón no ha dejado de aumentar. La prueba da comienzo en la plaza del Yin-Yang, en el viejo fuerte de Huangyaguan, desde donde se adentra en la Gran Muralla. Está parte de la carrera es de las más duras ya que se ha de bregar con los 5.164 escalones del tramo de la Gran Muralla por el que transcurre la prueba. Las vistas del valle y de la muralla, así como las pequeñas aldeas chinas por las que se pasa, son las razones que justifican el sufrimiento de una maratón con desniveles muy fuertes.

4) Tromsø, Noruega

Coincidiendo con el solsticio de verano, la ciudad noruega de Tromsø acoge el maratón más septentrional y uno de los más bellos del mundo. Por esas fechas, en estas latitudes de Noruega el sol de medianoche ilumina las 24 horas del día los cielos nórdicos, de ahí que esta carrera de comienzo a las 20:30 horas y se desarrolle con luz en su totalidad.

5) Atenas

Cita para los mitómanos de la maratón. El origen de esta prueba de fondo se inspira en la leyenda de Filípides, un soldado griego que en el 490 a.c. recorrió la distancia entre Maratón y Atenas para anunciar la victoria de los atenienses en la batalla frente a Persia, a su llegada a la capital helena falleció de agotamiento. A pesar de que el trayecto que recorrió fue de unos 37 kilómetros y la distancia oficial de la prueba (42.195 metros) se estableció en los JJ.OO. de Londres 1908, la carrera disputada desde hace 32 años entre Atenas y Maratón está considerada como la maratón de las maratones. Una prueba que cada año reúne a unos 13.000 atletas, reparte premios en metálico para los ganadores y regala una línea de meta espectacular en el Estadio Panathinaikó, el recinto en el que se celebraron los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna en 1896.

Las carreras cada vez tienen más adeptos y año tras año se vuelven más multitudinarias. De hecho, la fiebre por el running en España ya mueve unos 300 millones de euros según la firma de estudio de mercado NPD Group. Porque este fenómeno atrapa por igual a veteranos, jóvenes, ejecutivos o parados. Pronadores y supinadores. Algunas de las distancias tienen una gran fama como Roma, Atenas, Barcelona, Madrid o París, y se encuentran a solo un paso de las conocidas como 'World Marathon Majors', la élite del calendario maratoniano.

Se supone que es el deporte más barato del mundo por que sólo hacen falta unas zapatillas para practicarlo pero se ha convertido además en un negocio muy lucrativo. Cada día se paga más caro el kilómetro y además de conseguir una marca mínima para poder inscribirse en la mítica prueba del atletismo, también hay que rascarse el bolsillo.

Una de las citas más populares y prestigiosas del mundo, el maratón de Nueva York Príncipe de Asturias de los Deportes 2014, puede generar unos ingresos de 270 millones de euros. Además de los beneficios obtenidos por los patrocinadores, para conseguir una inscripción para la cita neoyorquina por ejemplo hay que pagar un precio de 347 dólares (266 euros). Los organizadores cobran lo que la gente está dispuesta a pagar y por ejemplo, esta prueba suele llegar a los 50.000 corredores que terminan en Central Park. El viaje suele rondar los 1.600 euros en agencias especializadas aunque si sueña con irse a correr por 'La Gran Manzana', olvídelo. Las plazas se encuentran agotadas pese a celebrarse en octubre.

En la web de la conocida tienda MARATHinez se pueden obtener pack con dorsal, noches de hotel y vuelo a los maratones más importantes del mundo. Tokio, Berlín, Londres, Boston, Nueva York y Chicago serían lo más de lo más. Nivel 'top' que diría aquel.

Tokio

Se celebra en la capital japonesa a finales de febrero. Su primera edición tuvo lugar en el año 2007 y en ella participaron 30.000 corredores. Viajar al maratón del Sol Naciente nos puede salir por 950 euros de los cuales 170 sería el coste del dorsal. Sin contar el vuelo. No obstante al tener que desplazarnos hasta Japón la suma asciende a los 2.110 con una estancia de cuatro días, según la web especializada marathinez.es.

Boston

Es la maratón más antigua del mundo. Se viene celebrando anualmente desde el año 1897, siempre a mediados de abril, y participar en ella es algo más caro que en otras pruebas similares. El dorsal cuesta 370 euros y la web Sport Travel cuenta con ofertas para asistir por 2.000 euros con las tasas del aeropuerto incluidas. Cinco días de viaje que dan la posibilidad de correr una prueba que tristemente fue noticia en 2013 por el estallido de dos bombas juntos a la meta, hecho que causó 3 muertos y 176 heridos.

Chicago

Se celebra a mediados de octubre. Suele ser una prueba muy multitudinaria y cosmopolita. Sus orígenes se remontan al año 1905, aunque se celebra con continuidad y tal y como la conocemos hoy en día desde 1977. Recibe el nombre comercial de Bank of America Chicago Marathon. El dorsal cuesta 395 euros y un viaje de cuatro noches puede rondar los 1.700 euros.

Berlín

La capital alemana también tiene una maratón excepcional, con un recorrido llano y muy rápido, ideal para conseguir grandes marcas -de hecho, son varios los récords del mundo que se han registrado aquí-. La primera edición se celebró en 1974 y participaron en ella 286 corredores. Tiene lugar a finales de septiembre y en los últimos años se citan hasta 40.000 corredores. El dorsal cuesta 130 euros y un viaje de tres días con Sport Travel asciende a 700 si volamos desde Madrid, Barcelona o Bilbao.

Londres

La idea de realizar esta maratón surgió en un pub inglés y la primera tuvo lugar en 1981. Desde entonces no ha hecho sino aumentar su repercusión y sumar dinero en favor de causas benéficas: hasta 500 millones de libras desde sus comienzos. Se celebra a finales de abril.

Conseguir un dorsal por sorteo es una auténtica lotería y hay gente que lo intenta varios años hasta lograrlo. Está bastante restringida, primeramente porque conciben su carrera como una fiesta británica y apenas reservan plazas para los foráneos. La tabla de tiempos tampoco ayuda ya que para optar a entrar es una de las más dura de los 'Majors'. El precio en agencia de viajes serían 1.140 euros con dorsal garantizado + 140 euros de tasas de aeropuerto por cuatro días.

Auge en España

A nivel nacional, han subido como la espuma las de Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla y San Sebastián. En la capital española por ejemplo la maratón que tendrá lugar en abril tiene un precio de 75 euros. En Barcelona, que celebró su prueba hace dos semanas, los precios oscilaron entre los 61.50 euros hasta los 10.000 inscritos y los 84 euros a partir de los 17.000 corredores. Tomaron la salida más de 19.000 runners, por si quiere hacer cuentas.