El Correo

¿Sabes qué piensa tu perro?

Un pastor alemán descansa pensativo.
Un pastor alemán descansa pensativo. / Fotolia
  • Según un estudio de la Universidad de Atlanta, los canes prefieren el olor humano a cualquier otro olor y cuando intuyen un peligro se refugian en su dueño, al contrario que los gatos o caballos

¿Los perros tienen sentimientos? ¿Qué opinión les merece su dueño? La relación de afinidad que existe entre los canes y los humanos es una certeza, incluso para los científicos. Se han ganado a pulso su consideración de mejores amigos del hombre. Y así se lo reconocen y agradecen habitualmente sus dueños. Pero ahora, un estudio realizado en la Universidad de Emory en Atlanta, Estados Unidos, ha permitido conocer -un poco más- los procesos cerebrales de tan fieles animales. Y lo que es mejor aún: ha revelado la completa devoción que sienten los canes hacia sus amos. Investigadores de esta universidad han realizado análisis de los impulsos neuronales de perros al oler a seres humanos y los han comparado con los que generan al oler a otro perro. El efecto ha sido sorprendente. Resulta que al percibir el olor de sus dueños, activan el "centro de recompensas" de su cerebro (el núcleo caudado) y esto quiere decir que los canes priorizan el aroma de sus cuidadores sobre cualquier otro olor en el mundo.

Otro hecho curioso que revela este experimento ha sido el modo en que tanto los humanos como los perros perciben los sonidos. Así, los suaves activan la parte de la corteza cerebral que se encarga de la actividad auditiva, lo que explicaría en gran parte por qué los perros saben entender los cambios de humor de sus dueños, según informa 'Emory Magazine'.

Abundando en el comportamiento canino, el estudio subraya que los canes interaccionan con sus amos más que cualquier otro animal doméstico. Por ejemplo, cuando un perro está asustado busca directamente a su dueño mientras los gatos y los caballos huyen en dirección contraria. Los canes, en cambio, se refugian siempre junto a quienes les demuestran su cariño. Attila Andics, la neurocientífica que ha liderado este estudio, dijo en una entrevista para Mic que estos animales interactúan con sus cuidadores de la misma forma en que los bebés interactúan con sus padres. Cuando un perro se asusta, busca a su dueño y cuando un niño tiene miedo solicita la atención de sus progenitores.

Además, los perros son los únicos animales fuera de los primates que mantienen el contacto visual con los humanos. Se trata de un comportamiento único entre especies. Los perros buscan contacto visual con las personas, pero no con sus padres biológicos. En resumen, crear lazos con sus dueños es más importante para estos animales que para cualquier otra mascota.

El estudio también se ha hecho en sentido inverso. Es decir, los científicos han analizado lo que las personas sienten por estos animales. En un trabajo del Hospital General de Massachusetts, Estados Unidos, los científicos midieron la actividad cerebral humana en respuesta a fotos de perros y niños. Los estudios se hicieron a mujeres que habían tenido perros, durante al menos dos años, y que habían sido madres. Cuando veían ambas fotografías, hubo actividad en las regiones del cerebro que tienen que ver con la emoción, las recompensas y la interacción social. Y resultó que las imágenes de los canes les proporcionaban casi tanta felicidad como las de sus hijos. En definitiva, tu perro te quiere tanto como esperabas, o incluso más, y él también te ve como parte de su familia. El cariño es recíproco. Así que después de esta declaración de amor hacia sus dueños, se merecen un premio o un buen achuchón, que cada cual elija en función de los gustos de su fiel amigo.

Temas