El Correo
Málaga es la última ciudad española en subirse al metro.
Málaga es la última ciudad española en subirse al metro. / Carlos Moret

España, metro a metro

  • Málaga es la última ciudad española en subirse a un suburbano que echa rodar de forma muy distinta bajo las ciudades más importantes del país

Málaga es la última ciudad española en comprar billete para el metro. El pasado miércoles, 30 de julio, se inauguró de manera parcial el metro de la ciudad andaluza, el último de los siete suburbanos que ruedan por las entrañas de España. De esta forma Andalucía pasa a ser la única comunidad autónoma con dos servicios de metro (Sevilla y Málaga). Con una inversión cercana a los 600 millones de euros y un trayecto de 12 kilómetros y 17 paradas, el trazado que entró en funcionamiento el pasado miércoles fue recibido con gran expectación por los malagueños, su primer balance oficial cifra de más de 48.600 personas las que se subieron al metro.

No fue hasta 1988 cuando el metro llegó a Valencia, convirtiéndose así en la tercera ciudad con ferrocarril metropolitando. La linea 1 fue inaugurada el 8 de octubre de ese mismo año y era la heredera de la antigua red de ferrocarriles suburbanos de la ciudad levantina, conocida popularmente como el Trenet de Valencia, una red de vía estrecha que unía la capital con las poblaciones cercanas.

Bilbao tuvo que esperar hasta 1995 para contar con este servicio ferroviario. Fue inaugurado el 11 de noviembre de 1995 por el entonces lehendakari, Jose Antonio Ardanza. Las obras comenzaron siete años antes con el soterramiento del ferrocarril de Bilbao a plentzia, posteriormente se convocó un concurso internacional para el diseño arquitectónico del futuro metro, que fue ganado por el arquitecto británico Norman Foster.

El primer viaje que se realizó en metro en Palma de Mallorca fue el 25 de abril de 2007. Los alumnos de la universidad son sus principales usuarios, ya que el campus se sitúa a las afueras del municipio y ya desde la década de los noventa grupo de la izquierda y ecologistas reivindicaban la creación de una línea de metro que les uniera con el centro de Palma de Mallorca, como alternativa al uso de vehículos privados y al desdoblamiento de la única vía de acceso a la universidad, la carretera Ma-1110.

La única vía subterránea con la que cuenta Sevilla se inauguró el 2 de abril de 2009. En el inicio sólo se puso en funcionamiento en torno al 80% del trazado con 17 de las 22 estaciones previstas, todas las restantes se pusieron en marcha meses más tarde. Sevilla era hasta ahora la única provincia andaluza con servicio suburbano. El pasado miércoles se puso en marcha de manera parcial el metro de Málaga. No será hasta el 2016 y 2017 cuando el suburbano se acerque al centro de la ciudad.

Con 293 kilómetros de vía, el de Madrid es el más extenso del país. Su ramal de 13 líneas cubre las 300 estaciones por las que pasa. Es la segunda red de metro de la Unión Europea por kilómetros, después de la de Londres. Además, la línea 12 se extiende a lo largo de las cinco ciudades de mayor población del sur de la Comunidad de Madrid: Alcorcón, Móstoles, Fuenlabrada, Getafe y Leganés.

La segunda red de metro más grande es la correspondiente al de Barcelona, con 102,6 kilómetros de largura cubre 141 estaciones. Se constituye de 11 líneas gestionadas por dos operadores diferentes (Transportes Metropolitanos de Barcelona y Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña), y ofrece así servicio a las ciudades de Barcelona; Hospitalet de Llobregat, Esplugas de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Boi de Llobregat, Santa Coloma de Gramanet, San Adrián del Besós, Badalona y Moncada y Reixach.

El Metro de Valencia ocupa el tercer puesto en cuanto a longitud de extensión. Cuenta con tres líneas de metro suburbano que junto a sus otras dos líneas de tranvía cubren 146,774 kilómetros y un total de 133 estaciones.

Bilbao tiene 43,28 kilómetros de extensión. Su última ampliación finalizó el pasado 28 de junio cuando el metro llegó a la estación Kabiezes en Santurtzi. Completa de este modo el tramo de la línea dos, después de un retraso de más de dos años. Las dos líneas que ofrece en la actualidad cubren un total de 62 estaciones. Aunque en 2016 el servicio se verá ampliado con la Linea 3, que actualmente se encuentra en obras, y sumará 7 estaciones dando cobertura así a barrios como: Matiko, Zurbaranbarri, Txurdinaga y Otxarkoaga.

El Metro de Sevilla con una única línea de red suburbana de 18,05 kilómetros de longitud da servicio a 22 estaciones. Funciona de esta manera como un importante nexo para lo desplazamientos entre el área metropolitana y la ciudad. En Palma de Mallorca la red de metro completa un servicio de 15,5 kilómetros de extensión y 16 estaciones. Sus dos líneas componen una red en forma de Y, que conecta en dos estaciones con la líneas de tren a Inca, La Puebla y Manacor.

El de Málaga, el último en llegar, tiene una extensión de 12 kilómetros que cubre de manera parcial los 14,8 kilómetros que se esperan que estén finalizados en 2016. Por ahora su red consta de 17 estaciones, con la peculiaridad de que ninguna de ellas esta en el centro de la ciudad. El metro que acaba de echar a andar espera sumar a esta única línea una segunda y pasar a tener así, 23 estaciones más.

Los metros andaluces comparten no sólo Comunidad Autónoma, sino también el mismo precio del billete sencillo. El coste es de 1,35 euros siendo de los más baratos del estado. En Bilbao, Madrid, Valencia y Palma de Mallorca a partir de 1,50 euros te puede costar el billete sencillo, que varía en función del tramo y línea de la estación de destino. El más caro de los metros es de Barcelona con un precio de 2,15 euros para el billete sencillo.

Barcelona, con una flota de 165 trenes es una de las compañías con más trenes. Por detrás se encuentran Valencia, con 64 unidades y Bilbao, con 46. En la cola de la lista se sitúan con gran diferencia el de Sevilla (17 trenes), Málaga (14) y ya por último, el de Palma con 11.