Sindicatos de la concertada rechazan la mediación para zanjar un conflicto que se enquista

Imagen de una de las protestas de los profesores de la concertada./E.C.
Imagen de una de las protestas de los profesores de la concertada. / E.C.

Afirman que «no se dan las condiciones» para ello y acusan a la patronal y a Educación de «no asumir su responsabilidad»

Izaskun Errazti
IZASKUN ERRAZTI

El enfrentamiento que desde hace meses mantienen los sindicatos de la enseñanza y la patronal de la red concertada continúa vigente y sin visos de solución a corto plazo. Así lo han trasladado este lunes al Parlamento vasco los representantes de los trabajadores, que, sin embargo, no parecen dispuestos a recurrir a la mediación «porque no se dan las condiciones para ello». Además, han recordado, es la opción que recomienda el Departamento de Educación con el propósito, a su juicio, de «deshacerse de su responsabilidad» para poner fin a un conflicto que en el último curso ha provocado 24 jornadas de huelga.

Representantes de ELA, Steilas, LAB, CC OO y UGT han comparecido en la Cámara vasca para hacer un repaso a la acontecido desde el pasado 18 de febrero, cuando las centrales expusieron la situación a los grupos parlamentarios. Y las cosas, ha certificado la portavoz de la central nacionalista, Miren Zubizarreta, no han cambiado. Por la escasa voluntad de negociación de la patronal, que utiliza un conflicto que afecta a más de 8.000 trabajadores y miles de familias y alumnos para «restringir» la capacidad de negociación colectiva, y por la actitud del Gobierno vasco, al que ha acusado de «lavarse las manos» y «no asumir su responsabilidad», porque los centros privados concertados se financian con fondos públicos.

Posturas alejadas

Los sindicatos reivindican un convenio colectivo que permita a los trabajadores recuperar el poder adquisitivo que han perdido durante 10 años de salarios congelados, medidas para agilizar las cargas de trabajo y la recolocación de los docentes afectados por el previsible cierre de aulas motivado por el descenso de la natalidad. Pero las posturas siguen alejadas. De hecho, la última reunión tuvo lugar el 30 de mayo en el Consejo de Relaciones Laborales, pero el Gobierno vasco no estuvo presente.

Los grupos parlamentarios han recibido con «preocupación» la falta de avances para dar solución a un problema que «ahora está peor que en febrero«. Desde las filas de EH Bildu, Rebeka Ubera, ha apuntado las dos opciones que debe contemplar Educación para zanjar el conflicto: »Cerrar el grifo de la financiación hasta que se solucione o asumir el liderazgo y buscar acuerdos«. Y Borja Semper, del PP, ha advertido que el colectivo afectado »no tiene mucho apoyo en esta Cámara« y así el Ejecutivo »no se siente presionado« para intervenir.

«Esto parece un 'déyá-vu'», ha apuntado el socialista José Antonio Pastor, mientras Elkarrekin Podemos llamaba la atención sobre la falta de convenio para los trabajadores después de 10 años. «Es indignante». Los nacionalistas, por su parte, han realizado un llamamiento a las partes «para alcanzar acuerdos».