Los sindicatos anticipan «un otoño caliente» en el Ayuntamiento de Bilbao

Decenas de trabajadores se han concentrado este jueves ante la sede del Consistorio. /PEDRO URRESTI
Decenas de trabajadores se han concentrado este jueves ante la sede del Consistorio. / PEDRO URRESTI

Trabajadores de seis áreas y empresas municipales comienzan las movilizaciones con la amenaza de convocar huelgas tras el verano

XABIER GARMENDIA

Esos cien días de rigor que se les suele dar a los mandatarios cuando llegan al cargo van a suponer una prueba de fuego en el Ayuntamiento de Bilbao. Funcionarios de seis áreas y empresas municipales han puesto este jueves las cartas sobre la mesa con una concentración que amenaza con ser solamente la avanzadilla de «un otoño caliente», según advierten los sindicatos. Decenas de trabajadores de Acción Social, Movilidad, los Bomberos, el 010 –el teléfono de atención ciudadana–, BilbaoBizi –préstamo de bicicletas eléctricas– y BilbaoTik –el servicio informático, antiguamente conocido como Cimubisa– se han reunido esta mañana ante la sede consistorial para exigir condiciones de empleo dignas y avisan del riesgo de que se convoquen huelgas pasado el verano.

La presidenta del comité de empresa, Irune Etxarri (ELA), explica que la conflictividad laboral lleva meses creciendo sin parar y denuncia la escasa voluntad de escucha por parte de los responsables municipales; en especial, del área de Recursos Humanos. Las quejas de la plantilla se concentran básicamente en sus propias condiciones laborales y en la falta de contratación de nuevos empleados. «Lo uno está relacionado con lo otro. Si no entra más gente, la que ya está tiene mucha más carga de trabajo y eso se traduce en que no puedan ofrecer la calidad que merece un servicio público», lamenta la representante sindical.

Una de las situaciones más conflictivas se vive en el área de Acción Social, que ahora encabeza el recién llegado Juan Ibarretxe en detrimento de Iñigo Pombo. Los trabajadores dicen estar «desbordados» porque la plantilla actual es incapaz de dar respuesta a retos como el imparable envejecimiento de la población. «El Gobierno municipal no quiere dar respuesta al Pacto por las Políticas Sociales acordado en el pleno y todo ello porque no contrata el personal necesario y los trabajadores están sobrepasados», denuncian. Además, avisan de que la situación se podrá enrevesar aún más durante el verano, cuando se prevé una nueva oleada de migrantes que necesitarán ser atendidos. El año pasado la implicación de la red vecinal bilbaína resultó imprescindible.

Aumentar la guardia en los Bomberos

Otro de los principales focos calientes, nunca mejor dicho, está entre los Bomberos. Los trabajadores del cuerpo denuncian que la actual guardia normalizada, situada en un mínimo de 27 agentes, resulta «insuficiente» para garantizar el servicio, por lo que exigen que ese número ascienda al menos hasta los 32. De forma paralela, piden que se sustituyan las bajas, que se hagan procesos selectivos para eliminar interinidades y mejoras en las instalaciones. «Hay que hacer muchos arreglos en los vehículos, pero también en Deusto y en Miribilla. Llevamos ya tres años sin vestuarios», planteaba un miembro del cuerpo durante la movilización de este jueves.

En el resto de áreas y empresas que han participado en la concentración, los funcionarios de Movilidad y Sostenibilidad protestaban contra «una organización nefasta» del personal de dos categorías que, a su juicio, limita su carrera profesional y empeora el servicio al predisponer una futura amortización de plazas. En el 010, especialmente feminizado, exigen una mejora de su convenio; en BilbaoBizi, piden reducir «cargas de trabajo excesivas»; y en BilbaoTik cargan contra la «cesión ilegal de trabajadores» en una empresa municipal que continúa sin nombrar director. Asimismo, los sindicatos se quejan de que el Ayuntamiento no establezca cláusulas específicas en sus pliegos que «frenen la avaricia de los empresarios».