La SGAE traspasa la explotación del Campos a dos firmas teatrales de Madrid

Vista del Teatro Campos Elíseos de Bilbao./E. C.
Vista del Teatro Campos Elíseos de Bilbao. / E. C.

El Ayuntamiento de Bilbao dará luz verde a una operación que asegura a las arcas municipales un canon de 50.000 euros

LUIS GÓMEZ

A la tercera, la vencida. Tras varios intentos fallidos y en el escaparate desde hace tres años, la Fundación SGAE está a un paso de desvincularse de la gestión del Campos Elíseos de Bilbao, que reabrió sus puertas en 2010. La Sociedad General de Autores y Editores ha alcanzado un acuerdo con dos empresas teatrales de Madrid para proceder al traspaso de la explotación de la 'Bombonera' de Bertendona. La UTE formada por Clece, encargada de los prestigiosos Teatros del Canal y el Auditorio del Escorial, y el Grupo Marquina, que lleva el recinto del mismo nombre y el Príncipe Gran Vía, está a expensas de obtener el visto bueno del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento se reunirá esta semana –posiblemente el jueves, sólo dos días antes del txupinazo de la Aste Nagusia– para dar luz verde a una operación que reportará a las arcas municipales unos ingresos anuales de 50.000 euros en concepto de canon. Las sociedades de Jorge Culla y Alejandro Colubi, que constituyen unas de las principales referencias de la escena en Madrid, se comprometen a programar un mínimo de 170 días al año con eventos en los que las representaciones teatrales continuarán acaparando el protagonismo, aunque compartido con otras modalidades artísticas, donde sobresalen la danza y la música como nuevos estandartes.

A la espera de resolver los últimos flecos, las negociaciones están «prácticamente cerradas», aunque las partes implicadas mantienen un hermetismo total sobre el proyecto. Portavoces municipales autorizados reconocieron a este periódico que el Ayuntamiento «procederá a otorgar la autorización», ya que es «indispensable» su permiso, tal y como queda recogido en el convenio que firmaron hace casi quince años el entonces presidente de la SGAE, Teddy Bautista, y el difunto alcalde Iñaki Azkuna, en el caso de que fuese sometido a cualquier tipo de modificación.

Losa económica

El nuevo contrato tendrá una duración de cinco años prorrogables y la alianza satisface sobre el papel a todas las partes implicadas. Con la subrogación del servicio negociado en 2003, la SGAE se quita de encima una losa económica y dará un respiro a sus maltrechas arcas, agravadas por ruinosas operaciones inmobiliarias que le han ocasionado pérdidas millonarias. La complicada situación financiera le ha obligado a la venta de inmuebles a un precio muy inferior a lo que pagó.

Tras quedar desiertos los dos primeros concursos públicos, la organización presidida actualmente por José Miguel Fernández Sastrón rebajó sustancialmente sus pretensiones económicas. Pidió inicialmente 220.000 euros a las firmas interesadas, pero lo único que consiguió fue ahuyentarlas. Los grandes empresarios del sector tacharon de «desorbitadas» semejantes pretensiones.

40

años. Fue la duración del convenio suscrito en 2003 por el Ayuntamiento de Bilbao y la SGAE.

Con las nuevas adjudicatarias, el Gabinete de Juan Mari Aburto mantendrá el pulso cultural con una futura programación, a juicio de los expertos, «más coherente y de mayor calidad» que la exhibida desde la reapertura del teatro, levantado en 1902 y cuya ambiciosa reforma exigió un desembolso de 30 millones de euros, costeada a partes iguales por el Ayuntamiento y la SGAE. Los pliegos del concurso establecen la puesta en escena de un 25% de producción vasca.

Clece ha añadido un plus a la cartelera madrileña con montajes como 'Escenas de la vida conyugal', con_Ricardo Darín, y Alejandro Colubi se mantiene desde los años sesenta como uno de los hombres fuertes del teatro madrileño. Para ambas empresas su incursión en Bilbao supone una apuesta que reafirma la tradición teatral de la capital vizcaína y el ánimo de ofrecer una «variada cartelera» que complemente la diseñada por Calixto Bieito en el_Arriaga.

35

Son los días que el Consistorio se reserva para hacer uso del teatro conocido como la 'Bombonera'.

Aunque el Ayuntamiento ha declinado valorar el traspaso de poderes, nunca ha puesto objeciones a un relevo en la gestión del equipamiento. «Al fin y al cabo –recordó a finales de 2014 la entonces concejal de Cultura Ibone Bengoetxea– supone la externalización de un servicio que ya estaba externalizado. El convenio sólo exige seguir ofreciendo espectáculos de calidad en el centro», subrayó.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos