Sener exportará su bagaje en Zabalgarbi a dos nuevas incineradoras en el Reino Unido

Sener exportará su bagaje en Zabalgarbi a dos nuevas incineradoras en el Reino Unido
Ignacio Pérez

La firma, propietaria de parte del accionariado de la planta de Artigas, construirá allí sus siguientes instalaciones

Eva Molano
EVA MOLANO

Zabalgarbi, ubicada en el bilbaíno monte Arraiz, cumple este mes catorce años de actividad en el ecoparque de Artigas. El año pasado, incineró 225.000 toneladas de residuos de los que se extrajo casi un tercio de la energía que consumieron los hogares de Bizkaia. Sener ostenta un 30% del accionariado de la empresa, del que también forman parte el Ente Vasco de la Energía, la Diputación, ayuntamientos y otras dos empresas. Su construcción apostó por el sistema Sener, integrando la tecnología de las plantas de ciclo combinado de gas natural y la de las de valorización energética de residuos para elevar la producción eléctrica. «A partir de esta experiencia, estamos trabajando en dos proyectos en el Reino Unido. Uno, cerca de Manchester, y otro, de Edimburgo. Además, tenemos otros en desarrollo en Latinoamérica», explicó Fernando González Allende, director de Desarrollo de Negocio para proyectos de energía de Sener, que participó como ponenente en una de las conferencias del congreso ISWA que ha cerrado este miércoles en Bilbao.

En España, donde la mitad de la basura todavía termina en vertederos, solo funcionan 10 incineradoras, a las que hay que sumar la que el próximo mes comenzará a en pruebas en Gipuzkoa. González Allende cree este número «insuficiente» porque aunque otras plantas puedan extraer parte del material reciclable de la basura o convertir parte de ella en compost, no «resuelven el problema final, que es el de eliminar el vertido» de esa proporción no reciclable de los residuos.

«Se ha demostrado con estudios epidemiológicos y de todo tipo que no hay impacto en las personas, en la flora ni en la fauna. No son contaminantes», expuso González.

Sener también estudia cómo realizar el reciclaje químico de los plásticos no reciclables para que vuelvan a convertirse en plásticos con tecnologías muy incipientes. Y cómo convetir la basura en productos distintos a la energía eléctrica, como metanol, hidrógeno y sustitutos del gas natural.

«El mejor escaparate»

La Asociación Internacional de Residuos Sólidos (ISWA), de la que forma parte Ategrus, la agrupación bilbaína de técnicos para la gestión de basura, aseo urbano y medio ambiente, organizadora del congreso en el Palacio Euskalduna, ha ratificado en Bilbao su acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para aportar soluciones contra el cambio climático. Los organizadores de las más de 250 ponencias, con más de 1.200 asistentes procedentes de 72 países, han destacado que alrededor de un millar han llenado los hoteles de la ciudad durante más de tres días.

Además, también se han dado cita decenas de expositores y diversas instituciones y empresas vascas han explicado durante las conferencias su forma de trabajar. «El congreso ha sido el mejor escaparate para la industria vasca y para la ciudad», explicaron. Rotterdam será la sede de la cita el año que viene.