Se retrasa el acuerdo para ubicar un albergue en La Misericordia

La entidad benéfica no quiere que los usuarios del albergue entren por la puerta principal. /Fernando Gómez
La entidad benéfica no quiere que los usuarios del albergue entren por la puerta principal. / Fernando Gómez

El Ayuntamiento da prioridad a la contención del gasto y sitúa a la edil de Hacienda al frente de una negociación que ya no cristalizará este año

XABIER GARMENDIA

El objetivo era rubricar el acuerdo antes de fin de año, pero arrancadas ya todas las hojas excepto la última, el calendario deja un margen prácticamente nulo. El Ayuntamiento de Bilbao y la Casa de la Misericordia asumen que el trato para abrir un albergue de personas sin techo se pospondrá al menos hasta 2019. Las últimas reuniones no han logrado desencallar unas negociaciones que se llevan produciendo desde hace años de manera intermitente, pero que no logran pasar más allá de la puerta.

No en vano, el acceso al futuro equipamiento sigue siendo un obstáculo insoslayable para la institución benéfica, el único que podría hacer fracasar la operación. Se oponen a la intención del Consistorio, que quiere emplear la puerta principal, porque creen que contribuiría a mezclar los servicios que allí se prestan. Hay que recordar que dentro de las instalaciones se encuentra una residencia con unos 200 ancianos en la que trabajan decenas de empleados. Los responsables rechazan así el argumento, habitualmente utilizado por el concejal Iñigo Pombo, de que no generará molestias al no haber vecinos cerca.

Desde que se cerró el albergue de Mazarredo, las autoridades municipales han buscado alternativas con las miras puestas en la Misericordia. Su función social, su privilegiada ubicación y la posibilidad de añadirle un centro de día juegan a su favor desde el principio. Además, tres miembros del propio equipo de Gobierno local están representados en la Junta de la entidad sin ánimo de lucro, por lo que la maquinaria parecía engrasada. En cambio, el desarrollo de las conversaciones ha tirado por la borda esa premisa.

Para el Consistorio, la principal reticencia se sitúa en el terreno económico. Recientemente el alcalde, Juan Mari Aburto, regañó a los responsables de la Misericordia por exigir un precio por metro cuadrado equivalente al que paga NH por un pabellón en Camino de la Ventosa. Fuentes consultadas por este periódico cifran ese alquiler en torno a los 7.000 euros por un hotel de cuatro estrellas con 82 habitaciones. La Corporación local cree que sería algo desproporcionado porque no es lo mismo un uso lucrativo que uno eminentemente social.

La insistencia del Ayuntamiento por lograr un acuerdo económico satisfactorio es tal que, según ha podido conocer EL CORREO, la concejala de Hacienda, Marta Ajuria, lidera desde hace meses las negociaciones en detrimento de Pombo. En una reciente comparecencia pública, el edil de Acción Social negó este extremo ante las preguntas del representante del PP, Óscar Fernández Monroy.

Fuentes de la entidad consideran que el precio no será la barrera que impida el acuerdo y asumen que se acabará llegando a un término medio, pero alegan que las características del edificio destinado al albergue no son comparables a las del hotel. En primer lugar, por su localización, a apenas unos metros del Sagrado Corazón. Y, por otro lado, por su funcionalidad. El edificio del NH Zubialde estaba en desuso cuando se alquiló, mientras que el otro sirve actualmente como garaje, vestuario para los empleados de mantenimiento, almacén y taller de carpintería y hojalatería. Además, el alquiler del hotel se negoció hace casi dos décadas.

Las cifras

230
plazas nocturnas de acogida gestiona el Servicio Municipal de Urgencias Sociales (SMUS) de Bilbao.
7.000
euros es el alquiler mensual que NH paga a la Misericordia para explotar un hotel de 82 habitaciones.

Temas

Bilbao
 

Fotos

Vídeos