El reto de un bilbaíno con fibrosis quística