PNV y PSE renuevan su pacto en la Diputación «para seguir mejorando Bizkaia»

La socialista Begoña Gil y Unai Rementeria conversan en un pleno de las Juntas Generales,/Maika Salguero
La socialista Begoña Gil y Unai Rementeria conversan en un pleno de las Juntas Generales, / Maika Salguero

Suscriben un acuerdo de diez ejes «compartidos», entre ellos, la generación de empleo estable, la cohesión social e igualdad y la movilidad sostenible

Izaskun Errazti
IZASKUN ERRAZTI

PNV y PSE reeditan su acuerdo de gobierno en la Diputación. Así lo han decidido las ejecutivas de ambas partidos, que han considerado que el trabajo conjunto realizado en la institución foral les permite presumir hoy de una «Bizkaia mejor» que la que se encontraron hace cuatro años. Para alcanzar «la estabilidad política» necesaria y «seguir mejorando», socialistas y jeltzales han suscrito un acuerdo programático de diez ejes «compartidos, estratégicos, de futuro e irrenunciables».

Para empezar, ambas formaciones pretenden dar continuidad a las políticas de generación de actividad económica y empleo estable y de calidad que han ensayado desde 2015. La prioridad la tendrán la industria y los servicios avanzados, aunque continuarán las acciones de formación y talento y los programas de recualificación profesional. Sin dejar de lado la modernización del comerci0 local y la incorporación del turismo como sector industrial.

La cohesión social constituye el segundo eje del pacto, porque las personas, defienden ambos grupos, «son los más importante en Bizkaia». Así, el Gobierno foral seguirá poniendo «especial atención» en los colectivos más vulnerables, trabajará «por la igualdad de oportunidades», el envejecimiento activo y el acompañamiento a menores en situación de desprotección.

La igualdad seguirá siendo clave para una institución «pionera» que cuenta con su propia norma foral en esta materia. El compromiso de PNV y PSE es «seguir liderando» el reconocimiento de la realidad de las vizcaínas en el espacio público, consolidar la «respuesta integral» a las víctimas de violencia de género y fomentar la lucha contra la discriminación, el racismo y la xenofobia.

En cuestión de cohesión territorial y comarcal ambos socios coinciden en que todos los vizcaínos «deben tener acceso a los servicios públicos forales» y están decididos a trabajar por ello. La aprobación del plan territorial sectorial de carreteras y la universalización del acceso a las herramientas tecnológicas básicas para el desarrollo empresarial serán claves en este sentido.

Lucha contra el fraude fiscal

Mantener la lucha contra el fraude dotándole de más medios, impulsar el intercambio de información entre instituciones e implementar los instrumentos necesarios para aplicar en el territorio nuevas figuras impositivas son algunas de las actuaciones previstas en el capítulo de fiscalidad. Socialistas y jeltzales se proponen también mejorar la eficiencia en la Administración con medidas innovadoras y promover una movilidad sostenible, «eficaz y eficiente», apostando por el billete único, la Autoridad de la Movilidad de Bizkaia y la implantación de vehículos híbridos y eléctricos a la flota de Bizkaibus.

La economía verde, la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático serán también objetivos prioritarios para el nuevo Ejecutivo foral, lo mismo que el impulso al euskera en el ámbito de la cultura. Los socios de Gobierno tienen claros sus «compromisos con Bizkaia», acciones clave para el futuro cuya ejecución garantizan« durante los próximos cuatro años. La puesta en marcha del centro de emprendimiento, la ampliación de la Supersur y la consignación en el presupuesto de 2021 para el arranque de las obras de acceso del metro al hospital de Usansolo y al casco urbano de Galdakao son algunos de ellos.