La reinvención de un clásico

José Manuel Herrera, Soledad Manrique, Lourdes Espiga, Munchita Brezmes y Eva María Álvarez. /Borja Agudo
José Manuel Herrera, Soledad Manrique, Lourdes Espiga, Munchita Brezmes y Eva María Álvarez. / Borja Agudo

Reinauguración del bar restaurante San Marcos y homenaje a la cocinera, Marisa Brezmes

TXEMA SORIA

Una vez hubo un Bilbao, algunos lectores lo recordarán, muy diferente al actual. Un Bilbao industrial y gris, menos reluciente pero con una vida noctámbula más bulliciosa. En esa época, hace cuarenta años, Pedro y Marisa Brezmes, una gran cocinera, abrieron el pub San Marcos en Alameda Rekalde 47, esquina plaza de Arriquibar, justo encima de un local tan emblemático en la época como La Bohème. El San Marcos era, y lo sigue siendo, un local de cien metros cuadrados que pretendía ser como uno de esos locales británicos, elegantes y distinguidos, que los bilbaínos descubrieron visitando Londres. Con el tiempo el local acabó convirtiéndose en un restaurante muy concurrido al que solía acudir mucha de la gente de la farándula. Mucho tuvo que ver en ello el que Pedro, que se jubiló hace unos años, pudiera dar de cenar a altas horas de la madrugada a quien llamara con hambre a su puerta.

Ángel Martín Brezmes, sobrino de los anteriores gestores y que ha trabajado durante 25 años en el local, reinauguró ayer por la tarde el San Marcos tras haber estado cerrado tres meses, tiempo en el que Josetxu y Víctor Herrera (Reformas Nafarroa) han ejecutado unas obras imprescindibles para modernizar el local.

Ángel, que sabe que la vida es un cambio constante, ha decidido abrir las puertas del bar restaurante a la calle para que el personal entre a desayunar un café con bollería, tostadas con pan de cristal o pintxo de tortilla. Al mediodía se podrá tomar un vino o cerveza y unos pintxos. A la tarde, los clientes podrán tomar una copa rica mientras charlan tranquilamente contemplando la calle –se encuentra frente a Azkuna Zentroa– a través de los hermosos ventanales.

San Marcos cuenta con un menú del día a precio muy asequible, en el que habrá platos de cuchara tradicionales: sopa, lentejas, garbanzos, alubias o purrusalda, huevos con txistorra, filete, pescados y carnes. Los fines de semana tendrán todo tipo de raciones: rabo de buey, callos, morros, chipirones, croquetas de jamón u hongos, bacalao al pil-pil o huevos rotos. Al frente de los fogones se encuentra Iker Landeta, que le dará un toque de modernidad a la cocina.

Entre quienes asistieron a la reinauguración del local se encontraban Conchi y Laura Martín, el txakolinero Roberto Ibarretxe, Isabel Viñas, Gabriel Inclán, Elena Bravo, Roberto Rueda, Rafael Gómez, Borja Angulo, Áaron Gómez-Coronado, director de Banca Arquia en Bilbao; Gurutze Susaeta, Juan Poza, Iván Flaviano, Imanol y Jone Rodríguez, Javier Romano, José Manuel Herrera, Soledad Manrique, Lourdes Espiga, que lucía un llamativo top negro brillante, Munchita Brezmes y Eva María Álvarez.

Asimismo acudieron Julio Díaz, Susana Tejada, Javier Marañón, Victoria Díez, Carlos León, David Díaz, Luis Fernández, Javi Hernangómez, primo de los jugadores del mismo apellido que triunfan en la NBA; Marta Fernández, Alberto Gallego, Ana López, Miguel Fernández, Andoni Calvo e Iker Udaondo. No faltaron a la cita Jon Fernández, Arantza Bilbao, Verónica Samaniego, Ander Palomo, Argitxu Arocena, José Manuel Ortego, Rosi González, Ana Merino, Txus Gil, del restaurante Gredos, y el portugalujo José Luis Goikoetxea.

 

Fotos

Vídeos