Registran la panadería del detenido en Sopela por asesinato

El detenido en Sopela durante el registro. /Luis Calabor
El detenido en Sopela durante el registro. / Luis Calabor

Agentes de la Policía Científica y de Investigación Criminal inspeccionaron después un coche en presencia del sospechoso del crimen de Bakio

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Agentes de la Policía Científica de la Ertzaintza, en colaboración con los de la Unidad de Investigación Criminal, registraron ayer la panadería que regentaba en Sopela uno de los detenidos por su presunta relación con el asesinato de un colombiano, cuyo cadáver apareció en el fondo de un acantilado de Bakio el pasado 1 de marzo. El establecimiento, que combinaba despacho de pan y asador de pollos, según se puede observar en los rótulos, llevaba cerrado al público desde el pasado 11 de abril como consecuencia de un procedimiento de desahucio por impago.

Los especialistas llegaron a la calle Bidebieta sobre las ocho de la mañana y permanecieron allí hasta cerca de las once. La avenida quedó cortada mientras se realizó el registro. Su trabajo generó una enorme expectación en la tranquila localidad costera. Buscaban alguna prueba de la implicación del sospechoso en el homicidio de E.O.G.F, de 51 años. Los expertos de la Policía Científica rociaron el interior del local con luminol, un compuesto que detecta la presencia de trazas de sangre. Posteriormente, la comitiva se desplazó hasta la residencia del arrestado, donde inspeccionó un coche que tenía colocado un precinto de seguridad.

El segundo de los presuntos implicados, de origen colombiano, fue detenido en Madrid. Ayer ingresó en prisión provisional tras ser puesto a disposición judicial, según ha podido saber este periódico. Estas mismas fuentes apuntaron a que se ha producido una tercera detención, aunque este extremo no ha podido ser confirmado de forma oficial.

La Ertzaintza continúa con las investigaciones para intentar esclarecer las últimas horas con vida de la víctima. E.O.G.F., de 51 años, con antecedentes por tráfico de drogas, residía en Barcelona con su compañera sentimental.

Los especialistas rociaron con luminol el interior del establecimiento para detectar trazas de sangre

Una cita

A finales del pasado mes de enero emprendió un viaje que le llevó primero a Madrid y después al País Vasco, donde tenía concertada una cita. Al parecer, durante su estancia en Bizkaia estuvo con los dos detenidos. Aunque se sospecha que fue asesinado de tres puñaladas en la espalda y el pecho el 28 de enero, día en que interrumpió la comunicación con su pareja, su cuerpo no fue localizado hasta el 1 de marzo. Dos ciclistas le descubrieron en un acantilado entre Bakio y Armintza, y avisaron al 112. El cadáver fue rescatado por un helicóptero de la Ertzaintza.

 

Fotos

Vídeos