Una refriega en la que dos jóvenes intentan agredir al dueño de un bar moviliza a una veintena de policías en Santutxu

Lugar de la campa de Basarrate donde ha tenido lugar la pelea./IVIA UGALDE
Lugar de la campa de Basarrate donde ha tenido lugar la pelea. / IVIA UGALDE

Los cuerpos de seguridad han logrado detener a uno de los presuntos autores, aunque el otro se ha dado a la fuga

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Dos jóvenes han intentado este viernes por la noche agredir al dueño de un bar en la plaza de Basarrate del barrio bilbaíno de Santutxu y han organizado una estruendosa trifulca en la calle que ha incluido agresiones a varios viandantes y que ha provocado la intervención de una veintena de agentes de la Policía Municipal y la Ertzaintza. Los cuerpos de seguridad han logrado detener a uno de los presuntos autores, aunque el otro se ha dado a la fuga.

Los hechos se han producido poco antes de las nueve de la noche cuando, según el propio regente del establecimiento, estas dos personas «empezaron a liarla en la calle». Al parecer, el hostelero les habría llamado al orden y, según un testigo, «cuando se dio la vuelta para ir al almacén y se le echaron encima». Según las mismas fuentes esta persona habría recibido al menos «un tortazo y dos escupitajos».

La propia víctima ha asegurado que uno de los agresores incluso ha intentado agredirle con una lata de refresco rajada, «y luego ha venido corriendo y me quería golpear con una silla en la cabeza, que menos mal que una persona se lo ha impedido». El intento de agresión, sin embargo, no se ha quedado ahí sino que, según otros testigos, «los dos jóvenes se han vuelto como locos y han empezado a golpear a varias personas que estaban la calle y también a los vehículos aparcados y a los que pasaban por la carretera». La llegada de numerosas patrullas de ambos cuerpos policiales habría provocado la huida de uno de ellos, aunque los agentes si han logrado dar alcance al otro en plena plaza de Basarrate y precintaron la zona en busca de los objetos utilizados para las agresiones.

Los numerosos vecinos que observaban el gran dispositivo policial desplegado en la plaza han criticado el clima de inseguridad que se vive en el entorno debido, en su opinión, a personas relacionadas con los jóvenes que han protagonizado esta trifulca y que, según han manifestado, habrían actuado bajo el efecto del alcohol o sustancias estupefacientes. «Están siempre igual y no se puede seguir así protestaron».

El barrio de Santutxu también ha vivido apenas unas horas antes una refriega que ha exigido la intervención de la Ertzaintza. En este caso se ha producido a las 15.15 horas a la altura del bar Astuy entre varios individuos. Y en la calle que lleva el nombre del barrio también el lunes se produjo un robo en una tienda de pinturas donde, para llevarse un botín de 300 euros destrozaron el escaparate del establecimiento.