La reforma del puente de Zorroza en la A-8 estará terminada este mismo mes

El viaducto de Zorroza, anoche, soporta un intenso tráfico que ha contribuido a desgastar piezas como las juntas de dilatación./P. Urresti
El viaducto de Zorroza, anoche, soporta un intenso tráfico que ha contribuido a desgastar piezas como las juntas de dilatación. / P. Urresti

El viaducto, utilizado por 115.000 vehículos al día, vuelve a quedar libre de las fisuras y el problema de humedad detectados en su estructura

IZASKUN ERRAZTI

El viaducto de la A-8 que salva el río Cadagua a su paso por el barrio bilbaíno de Zorroza volverá a estar en perfecto estado de revista antes de que finalice este mes. Así lo ha confirmado la Diputación, que a finales del pasado año inició los trabajos para librar al puente de los problemas de humedades y fisuras que le aquejaban. El objetivo de la intervención, que ha rondado los 600.000 euros, era reforzar la seguridad de los miles de usuarios que circulan a diario por la vía.

La reforma de la estructura, a la que dio paso otra obra de calado centrada en el puente de La Arena, es la segunda gran actuación que la institución foral acomete en este tramo de la autovía en apenas cuatro años. La primera se planteó para mejorar el drenaje y atajar el problema que representaban para la seguridad viaria las enormes balsas de agua que se formaban en la zona de curvas cada vez que llovía y que favorecían la siniestralidad. Un mes y medio de obras y algo más de 400.000 euros de inversión permitieron corregir la situación.

Pero el paso del tiempo y, sobre todo, el intenso tráfico que soporta el puente de Zorroza, con 115.000 vehículos diarios, el 4% de ellos pesados, agravaron su deterioro. Por eso la Diputación decidió actuar de urgencia con el fin de reforzar la seguridad de los conductores. Las obras contaban con un plazo de ejecución de nueve meses.

Cuatro han sido los aspectos en los que se ha centrado la reforma del viaducto. El más impotante ha sido la reparación del tablero, los pilares y los estribos, los elementos de la estructura que presentaban los mayores desperfectos, «como desconches, humedades y fisuras», según figuraba en el informe realizado por los técnicos forales. La reparación arrancó con métodos manuales para picar y sanear toda la superficie afectada, que posteriormente se ha limpiado con chorros de agua a presión.

Afecciones al tráfico

La segunda actuación más urgente era la sustitución de las seis juntas de dilatación del viaducto, en mal estado por el paso del tiempo y la intensidad del tráfico. Además, había que renovar la junta longitudinal al existir filtraciones de agua desde la mediana.

La última fase del proyecto, la más engorrosa, se ha centrado en la sustitución de los elementoss que sirven de apoyo al puente, lo que obliga a levantar ligeramente la estructura para poder extraerlos y sustituirlos por otros nuevos. La afección sobre el tráfico rodado es inevitable. Por eso, desde la semana pasada opearios de la Diputación realizan cortes de carril en la A-8.

Estos trabajos se ejecutan en horario nocturno «con el fin de que las afecciones sean las mínimas para los usuarios de la autopista». El viaducto de Zorroza, de planta curva, data de los años setenta. Cuenta con una longitud total de 549, 91 metros en sentido Cantabria y de 497,84 hacia San Sebastián. La superficie del tablero es de 8.578,6 y 7.766,3 metros cuadrados, respectivamente.

Temas

Bilbao
 

Fotos

Vídeos