Recomendaciones para disfrutar de las hogueras de San Juan en Bizkaia

Recomendaciones para disfrutar de las hogueras de San Juan en Bizkaia

Los servicios de emergencias y las instituciones ofrecen una serie de consejos para que la noche más mágica del año no nos dé ningún problema

EL CORREO

Ante la gran cantidad de hogueras que se encenderán durante la noche de la víspera de San Juan, los servicios de emergencias, instituciones y bomberos insisten todos los años en que tengamos cuidado. Los consejos a seguir son siempre los mismos, pero no está demás recordarlos.

ANTES DE ENCENDER EL FUEGO

No debemos hacer una hoguera sin permiso municipal. Y si hace mucho viento, tenemos que pensarlo muy bien por si se descontrola el fuego.

El material ideal para hacer la hoguera es la madera, no se deben usar papeles ni telas, ya que se los puede llevar el viento y genera incendios. El entorno tiene que estar limpio y desejado. Y no se deben usar acelerantes como gasolina o alcohol.

La distancia de seguridad debe ser cinco veces mayor que la altura del apilamiento. SI nuestra hoguera mide dos metros, debemos ponernos a 10.

Los vecinos que se encuentren en las inmediaciones de un fuego deben cerrar ventanas y balcones, además de recoger la ropa tendida.

DURANTE LA HOGUERA

No lanzar objetos tóxicos o inflamables al fuego ni a la zona.

No dejar la hoguera sin la vigilancia de, al menos, un adulto.

Tener a mano material de extinción de fuegos, tales como, una manguera con agua, batefuegos o extintores.

No se debe saltar la hoguera o acercarse demasiado a ella.

DESPUÉS DE LA HOGUERA

Eliminar cualquier brasa o ascua tras la quema, usando para ello agua, arena o tierra. Y comprobar que se ha apagado correctamente.

QUÉ HACER ANTE UNA QUEMADURA

Lo primero es llamar a los servicios de emergencia. Y una vez avisados, podemos atender al herido. Lo primero es rociar inmediatamente con agua la zona de la piel quemada durante 15 minutos y no aplicar pomadas ni desinfectantes.

Además, si la «quemadura es profunda o extensa», se debe acudir a un centro sanitario, dejando la zona quemada al aire, o tapada con una gasa estéril empapada en suero fisiológico. Aunque lo mejor es seguir las indicaciones del 112.