Rahm: «Es difícil de explicar lo que se siente en el Augusta National»