Queda en libertad el activista rifeño afincado en Bilbao detenido en Marruecos

Khalid El Haddadi./
Khalid El Haddadi.

Khalid El Haddadi tiene previsto regresar a la capital vizcaína en las próximas horas

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Khalid El Haddadi, el activista rifeño residente en Bilbao detenido el pasado domingo en Marruecos, ha quedado en libertad tras ser puesto a disposición judicial, según han confirmado fuentes cercanas al caso. El juez de guardia de Errachidía, en el extremo sureste del país, que le ha tomado declaración esta mañana por un delito relacionado con la inmigración ilegal, no ha fijado ninguna medida cautelar, como podría ser la retirada del pasaporte o la obligación de personarse en el juzgado. Según ha informado la candidata a la alcaldía por EH Bildu al Ayuntamiento de Bilbao, Jone Goirizelaia, que está en contacto con una abogada que le ha estado asistiendo en Marruecos, podría regresar a Bilbao en las próximas horas, como tiene previsto.

Khalid El Haddadi se presenta en el número 20 de las listas de la coalición soberanista por Bilbao a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. Gorizelaia desconoce aún el motivo del arresto -«el procedimiento es completamente diferente al de aquí», sostiene- y está a la espera de que le confirmen si van a mantenerse los cargos contra él o bien el caso quedará archivado.

Exportavoz de SOS-Racismo, fue uno de los fundadores del bar-restaurante Berebar en San Francisco y en la actualidad regenta una carnicería halal en el barrio bilbaíno. Está casado y tiene dos hijos. El hombre fue detenido el pasado domingo cuando acababa de cruzar la frontera desde Ceuta para asistir al funeral por la muerte de su madre. El Haddadi estaba contratado por una entidad convenida con la Diputación de Bizkaia que se dedica al acompañamiento de menores inmigrantes no acompañados (menas) marroquíes y les ayudaba en la tramitación de la documentación en el Consulado de Marruecos en Bilbao, concretamente en la obtención del DNI que necesitan para su identificación.

La institución foral se muestra prudente al haber un procedimiento policial y judicial abierto, aunque ha pedido a la entidad convenida que «le aparte del trabajo hasta que se aclare su situación».